Este es la grabación que se filtró y vincula al entorno José Antonio Oliveros con actos irregulares

La existencia de una red de corrupción comienza a develarse tras la filtración de un audio donde el abogado Ángel Oliveros, de quien se afirma es la voz que se escucha en la grabación, asegura que ejerce una influencia determinante sobre jueces del Circuito Civil Metropolitano de Caracas, así como de la Fiscalía.

Fuentes del Poder Judicial indicaron que esta filtración detonó las alarmas y se dio inicio a una investigación en Venezuela sobre cinco jueces, así como también del círculo cercano a José Antonio Oliveros en donde destacan Ángel Álvarez Oliveros, Zonia Oliveros, Norka Cobis y Daniel Abreu González.

Este abogado es familiar del banquero José Antonio Oliveros, presidente de Banco Activo. El control de los jueces se vincula con las instancias judiciales donde cursan acciones contra sus familiares por estafa, blanqueo de activos y asociación para delinquir.

El abogado Ángel Álvarez Oliveros, quien presuntamente es quien participa en la grabación que fue filtrada, vive en Miami hace más de dos años.

La investigación apunta a que desde esa ciudad gira las órdenes y el manejo del dinero para los diferentes jueces y fiscales que están vinculados a su red.

El banquero José Antonio Oliveros, salió de Venezuela con su familia en agosto 2018, eludiendo la prohibición de salida del país ordenada por el Tribunal de Control Penal, que inusualmente fue levantada por 24 horas.

Su tía Zonia Oliveros, logró salir por la frontera colombo-venezolana y actualmente es solicitada por la justicia nacional.

En contexto

El banquero también está siendo investigado fuera de Venezuela por denuncias de irregularidades en manejos del Banco Activo Puerto Rico y se le asocia a un supuesto pago de comisiones de alrededor de 1,5 millones de dólares al presidente del Banco Central de Curazao, Emsley Tromp, con el objetivo de que se autorizara la compra del Giro Bank en la isla.

La Fiscalía de Curazao trabaja de la mano del FBI en investigaciones alrededor del caso, lo que ha llevado a Alejandro Valencia -presidente del Banco Activo Puerto Rico- a declarar ante el FBI por lo menos tres veces, para tratar de arrojar luces sobre una presunta trama de corrupción y violación de la Ley de Prácticas Corruptas en el Extranjero (FCPA por sus siglas en inglés).

Por ser funcionarios del banco boricua, José Antonio Oliveros y Ángel Álvarez Oliveros son suceptibles de ser investigados por violación a esta ley. Su manipulación del sistema de justicia venezolano podría acarrearle sanciones importantes, incluyendo prisión.