Una delegación del organismo se desplazará al país para negociar el pago del auxilio financiero por $56.300 millones, confirmó Fernández

El presidente de Argentina, Alberto Fernández, afirmó este jueves que el Fondo Monetario Internacional (FMI) “no puede pretender cobrar en los términos que están pactados” el préstamo de 56.300 millones de dólares otorgado al país en 2018, al inicio de una recesión que aún continúa.

“Yo creo que poco a poco hay otra conducción en el Fondo, hay una mirada más realista de lo que pasa. (…) Creo que vamos bien encaminados”, afirmó el líder peronista en diálogo con Radio 10 en referencia a la nueva dirección del FMI, que desde el pasado octubre encabeza la búlgara Kristalina Georgieva.

El mandatario confirmó que una delegación del FMI se desplazará al país para negociar el pago del auxilio financiero por 56.300 millones de dólares -de los que hasta ahora solo se han recibido unos 44.000- contraído durante la gestión del expresidente Mauricio Macri (2015-2019), aunque aseguró que no tiene “precisión de la fecha”.

Al organismo multilateral le pidió que comprenda “lo que ha pasado” y que “a partir de ahí entienda que no puede pretender cobrar en los términos que están pactados”.

“Lo que pido es que tenga en cuenta lo que pasó, le prestaron plata a alguien que sabía que no iba a poder devolverla”, sostuvo.

A Macri lo culpó de pedir casi “57.000 millones a devolver en el término de 4 años en un país en recesión, con una inflación galopante y con una actividad industrial para atrás”, y añadió que el FMI fue “cómplice de la gestión” del expresidente.

Además sostuvo que el dinero del auxilio se empleó para financiar una fuga de capitales, algo que “está expresamente prohibido por la carta orgánica del fondo”.

“Dejaron entrar ese dinero en un tiempo en que del sistema financiero argentino se fugaron 70.000 millones de dólares, y ellos sabían que estaban financiando esa fuga, algo que está expresamente prohibido por la carta orgánica del fondo”, aseveró.

Ya en las últimas semanas, el Gobierno de Fernández adelantó que no se plantea no pagar la alta deuda pública, pero insistió en que, para ello, Argentina necesita volver a crecer.

Fernández se refirió también en la entrevista a la reunión que sostuvo el pasado viernes con empresarios, sindicatos y organizaciones sociales para atender la emergencia social, en la que se trató el pago de deuda a lo acreedores del país y se envió un “mensaje contundente” al FMI.

“Es la primera vez que trabajadores, Estado y empresarios se unen para decir a los acreedores: ‘primero Argentina debe crecer para después afrontar sus obligaciones’. Es un mensaje contundente para el fondo”, destacó.

Entre las próximas medidas que tomará su Gobierno destacó la subida del salario mínimo para el sector privado que se anunciará “entre hoy y mañana” y que buscará satisfacer a empresarios y trabajadores.

“Estamos tratando de garantizar un aumento mínimo con el propósito de que los empresarios no vuelvan a abusar de los que trabajan, y también pedirles a los que trabajan que tengamos en cuenta la situación, tampoco hagamos pedidos desmedidos”, concluyó.