La decisión de la empresa se conoce además tres semanas después del anuncio de un plan de 15.000 millones de euros de ayuda al sector aeronáutico en Francia

El gigante aeronáutico europeo Airbus anunció este martes un plan de recortes que ejecutará de aquí a un año y que supondrá la supresión de 15.000 empleos en todo el mundo, 900 de ellos, en España, una medida sin precedentes para la empresa.

La medida, que representa más del 11 % de los 135.000 empleados con los que cuenta la empresa, afectará significativamente a Francia y Alemania, donde se reducirán 5.000 y 5.100 puestos, respectivamente, así como 1.700 en Reino Unido, 900 en España y 1.300 en otros centros del mundo.

Los recortes se aplicarán especialmente a la división de aviación comercial del grupo, que también está presente en la defensa, el espacio y en helicópteros, así como a las filiales de Airbus Stelia en Francia y Premium Aerotec, en Alemania.

Airbus “no puede descartar actualmente medidas forzadas”, aunque asegura que el diálogo con los interlocutores sociales persigue “limitar el impacto de este plan apoyándose en todas las medidas sociales disponibles, incluyendo salidas voluntarias, jubilaciones anticipadas y planes de desempleo parcial a largo plazo”.

En reacción al anuncio del plan de recortes del fabricante europeo (que eliminará unos 5.000 empleos en Francia), fuentes del Ministerio francés de Economía destacaron que el sector aeronáutico sufre “un impacto masivo, brutal y duradero”, pero que pese a ello “la cifra anunciada por Airbus es excesiva”.

El Gobierno francés llamó a los dirigentes del grupo a reducir “al máximo las salidas obligadas” y les instó a recurrir a los instrumentos que Francia ha dispuesto para evitar las supresiones de puestos de trabajo, como los mecanismos de actividad parcial a largo plazo para todos los empleados.

La decisión de Airbus se conoce además tres semanas después del anuncio de un plan de 15.000 millones de euros de ayudas al sector aeronáutico en Francia, que el ministro de Economía, Bruno Le Maire, justificó entonces porque sin él desaparecerían en seis meses 100.000 empleos.

Sin embargo, la intervención estatal no ha impedido totalmente la supresión de puestos, como atestigua también la filtración este martes de que la aerolínea Air France pretende iniciar un plan de readaptación de la plantilla que afectará a más de 7.500 puestos.