El experto agroalimentario Rodrigo Agudo, asesor de Fedenaga, indicó que hay un gran problema de abastecimiento de alimentos, como cereales, porque la guerra en Ucrania ha suspendido el acceso al trigo.

En Venezuela su impacto no será significativo, porque el país vive la crisis alimentaria desde hace varios años, agregó Agudo. Agudizar la situación que vivimos es difícil cuando 80% de la población está en emergencia humanitaria compleja. Las importaciones de harina de trigo ya se han reducido debido a la crisis, enfatizó.

Estamos viviendo un pequeño espejismo de recuperación, criticó. Hay productos que están apareciendo en el mercado, pero eso no es abastecimiento sino disponibilidad, acotó.

Subir el salario a 30 dólares no resuelve el problema, la población no tiene acceso, subrayó.

El otro problema es que no hay control, y que los alimentos disponibles no tienen registro sanitario, alertó.

“El Estado no sabe ser ganadero, no sabe ser industrial” y se puso a hacer lo que no sabe hacer para dejar de hacer lo que sí debe hacer, reprochó en entrevista con Unión Radio.

Recuperar la producción interna, que garantice la alimentación de toda la población, solo puede hacerse con recursos externos, aseguró. Se necesitan por lo menos 200 mil millones de dólares para restablecer la infraestructura que permita poner a funcionar la capacidad ociosa de la industria, subrayó. En siete años podemos garantizar 70% de lo que consumimos.

“Plantearía un gran acuerdo nacional sobre las decisiones que nos permitan un periodo de transición para hacer la recuperación del aparato productivo nacional para después empezar a desarrollar”, enfatizó. “Un acuerdo nacional olvidándonos de los egos, olvidándonos de la sobrevivencia personal”.

Es “un acuerdo nacional entre el sector privado, la academia y el sector político”, un acuerdo “para reconstruir a Venezuela”. Los recursos pueden venir de instancias internacionales, pero exigen un cambio en la orientación del modelo productivo.