De ambos rubros se concretó menos de 30% de lo que se podía sembrar, indicó Saúl López, presidente de la Sociedad Venezolana de Ingenieros Agrónomos

Las posibilidades de siembra en Venezuela, en el ciclo invierno, se vieron afectadas por dos factores: falta de combustible y de créditos, informó este miércoles la Sociedad Venezolana de Ingenieros Agrónomos.

De las más de 500 mil hectáreas de maíz que podrían haberse sembrado solo se concretaron 180 mil, puntualizó Saúl López, presidente de la sociedad.

De las 200 mil hectáreas de arroz únicamente se materializaron 40 mil, señaló López en rueda de prensa.

El ciclo de siembra de invierno, que debía comenzar en mayo, es uno de los más importantes del país para la producción de cereales.

Este hubiese sido un buen año por las condiciones climáticas, aseveró, pero no pudo ser aprovechado debido a otros factores.

También hay problemas de rendimiento, detalló.