El estelar Stephen Curry tuvo una noche espectacular para guiar stel domingo a los Warriors de Golden State, en un triunfo de 109-100 sobre los Mavericks de Dallas y se pusieron al frente 3-0 en la Serie Final de la Conferencia Oeste de la NBA.

Más allá del gran trabajo colectivo, el triunfo de Golden State tuvo tres pilares. El principal fue Steph Curry, con otra brillante actuación en ataque: 31 puntos y 11 asistencias. En el otro costado, lo de Draymond Green fue descomunal: no por nada su equipo tuvo un +19 con él en el campo, contrastado con un -10 en los 11 minutos que descansó.

Y si Steph fue clave en ataque y Green en defensa, el que combinó ambos sectores fue Andrew Wiggins: 27 puntos, 11 rebotes (6 ofensivos) y buenos pasajes en la marca de Luka. Además de dejar una de las jugadas más espectaculares de los Playoffs, explotando sobre Doncic.

Por el otro lado, los Mavericks no supieron aprovechar la magia del esloveno Luka Doncic, quien se destapó ofensivamente una vez más con 40 puntos y 11 balones recuperados en la lucha rebotera.

De los 19 puntos de Klay Thompson, seis de ellos fueron gracias a un par de grandes triples en el último cuarto cuando los Warriors se acercaron a una victoria de regresar a las Finales de la NBA, tres años después del final de una racha de cinco viajes consecutivos que le dieron tres campeonatos.

Después una ofensiva de 19-9 en el tercer parcial permitió un despegue de 11 puntos de diferencia (67-56) en el marcador para los ´Guerreros´. Finalmente el parcial terminó a favor de los Warriors 30-21 para comandar el juego en ese momento 78-68 y todo quedó listo para seguir buscando el triunfo.