Sonny León se convirtió el sábado en la noche en el segundo jinete venezolano ganador del Kentucky Derby, la selectiva más prestigiosa del hipismo mundial.

León emuló al gran Gustavo Ávila, piloto del inolvidable Cañonero, quien se impuso contra todo pronóstico en la Carrera de las Rosas de 197, hace 51 años..

De hecho, el tresañero quedó oficialmente inscrito en la prueba recién el pasado viernes en la mañana, como un caballo sustituto del retirado Ethereal Road.

Ya en la contienda, León firmó una soberbia conducción a bordo del hijo de Keen Ice. Sorteó los problemas de largar por el puesto de pista 20, lidió con el tráfico y los tropiezos y atacó en la recta final, justo a tiempo para derrotar a Epicenter.

“Esperamos hasta la recta final. Tuve paciencia y finalmente se abrió el hueco para pasar pegado a la baranda. No estaba nervioso, sino emocionado porque nadie conoce al caballo mejor que yo”, explicó León en la rueda de prensa posterior al Derby.

En varias entrevistas, el látigo criollo dedicó el triunfo a Venezuela, donde aprendió el oficio de montar puros de carrera. Horas después del evento también compartió su éxito en las redes sociales. “Ganamos el Kentucky Derby, lo hicimos Venezuela”, escribió el jinete en su cuenta Twitter.

LA ESTRATEGIA

El jinete Sonny León, junto al ejemplar Rich Strike, partieron del puesto número 20 del aparato de partida. Al momento de la salida, este ejemplar fue unos de los potros más lentos, razón por la cual León buscó rápidamente ubicarse en una posición que le permitiera ejecutar su plan de carreras.

Video cortesía de @Exacta_box

El jockey siempre se mantuvo entre los puestos 17 y 18 antes de entrar en la curva final. El criollo, justo al momento de entrar a la última curva, se encontraba situado en el lugar 17 por la parte interior de la pista. 

Epicenter, uno de los favoritos para ganar la carrera, ya comenzaba a tomar la delantera de la carrera, mientras que Rich Strikes y Sonny León aprovechaban cada oportunidad que tenían para adelantar posiciones.

Al momento de entrar a la recta, León y su ejemplar se encontraban en la posición 10, mientras que Epicenter tenía un cuerpo de ventaja con el cual ocupaba la segunda posición.  

León se fue por la parte de adentro de la pista y comenzó a rematar y adelantar posiciones. Aprovecho cada espacio que le dejaron para avanzar, hasta que le quedó el camino libre y enfrentarse mano a mano a Epicenter por la punta.

León y Rich Strikes tuvieron un remate fenomenal en los últimos 50 metros, que les alcanzó para llevarse la victoria en la edición 148 Kentucky Derby, que le adjudicó una gran victoria frente a su rival más cercano por medio cuerpo.