El vigente campeón argentino aún no ha retomado sus competiciones locales, tras su actuación durante la visita a Libertad la semana pasada

Con un plantel completamente recuperado, tras el brote de coronavirus que afectó a 18 futbolistas a principios de mes, Boca Juniors visitará este jueves por el Grupo H de la Copa Libertadores a un Independiente Medellín, obligado a ganar.  

El partido se disputará a puerta cerrada en el estadio Atanasio Girardot de Medellín,este el próximo viernes a las 7 de la noche.

El gigante argentino llega a la cuarta fecha de la Libertadores en la cima de la serie con 7 puntos. Le siguen Libertad de Paraguay con 6 y Caracas FC con 4. Independiente Medellín no ha sumado puntos y marcha último, y a un paso de la eliminación.

A diferencia de lo sucedido en la pasada fecha, cuando viajó a Paraguay para enfrentar a Libertad con una plantilla incompleta por los contagios de coronavirus, Boca llegó a Medellín con todas sus armas. 

“Los test de PCR que este domingo se le realizaron al plantel, cuerpo técnico y staff dieron en todos los casos negativo, por lo que la delegación que mañana viaja a Colombia está en perfectas condiciones de salud”, informó el club argentino en un comunicado. 

En ese contexto cobra importancia el retorno del defensa central Lisandro López, quien presentó síntomas del nuevo coronavirus antes del partido en Paraguay y se quedó fuera de la convocatoria.

Sin embargo, una gran ausencia se sentirá en el banco del seis veces campeón de la Libertadores. Se trata del técnico Miguel Russo, quien no viajó ya que es considerado un paciente de riesgo por su edad (64 años) y por sus antecedentes de cáncer de vejiga.

Russo será relevado en el banco por sus asistentes Mariano Herrón y Leandro Somoza, quienes ya dirigieron al equipo en su última salida copera. 

“Con Miguel estamos constantemente en contacto. El confía mucho en cada uno de nosotros y transmite mucha tranquilidad”, declaró Herrón en conferencia de prensa. 

El vigente campeón argentino aún no ha retomado sus competiciones locales. Pero si su actuación durante la visita a Libertad la semana pasada, cuando se impuso por 2-0, que despejó las dudas sobre su condición. 

Descansado, el ‘xeneize’ saltará a la cancha en Medellín, en busca de una victoria que, aunque no baste para sentenciar su paso a la próxima ronda, sí lo dejaría muy bien encaminado.