El peleador reconoció haber estado un poco borracho y con resaca al momento de la pelea, la cual perdió por nocaut técnico en el segundo episodio

Paulo Costa, excontendiente al título de peso mediano de UFC, confesó haber consumido una botella de vino horas previas a su combate por el campeonato de septiembre pasado, el cual perdió abrumadoramente contra el actual campeón de la división, Israel Adesanya, por nocaut técnico en el segundo asalto.

Durante una entrevista publicada este pasado domingo en su canal de YouTube, el peleador brasileño contó que la noche previa a la pelea por el título tenía problemas para conciliar el sueño por los calambres que sufría en las piernas, por lo que bebió “demasiado vino” para intentar “desmayarse”. “Me tomé una copa y no funcionó; dos copas, y no funcionó. Después, media botella, y tampoco funcionó. Hasta que me la tomé toda”, comentó.

“Estaba un poco borracho cuando peleé, tal vez con resaca. No me dormí hasta las 2:30, y hay que tener en cuenta que la pelea fue a 9 de la mañana, por lo que tuvimos que levantarnos a las 5 para prepararnos y partir a la arena”, apuntó Costa. “Fue un error mío y no culpo a nadie, fue algo que elegí. Adesanya tenía todos los méritos para noquearme”, agregó.

“Lo correcto hubiera sido no pelear, porque estaba diferente en esta pelea, la del campeonato. Estaba somnoliento, bostezando y despreocupado, era extraño”, sentenció ‘Borrachinha’ (su alias en portugués significa ‘goma de borrar’), quien volverá a ponerse los guantes el 17 de abril en Las Vegas, donde protagonizará la pelea estelar a cinco episodios frente Robert Whittaker.

Con información de RT