Tenistas italianas juegan entre azoteas contra el confinamiento

La superficie de las azoteas poco tiene que ver con la tierra batida donde normalmente se entrenan y hay evidentes elementos que dificultan el juego, pero la pelota viaja de un lado al otro de la calle, muchas veces durante largos peloteos

Derecha, revés, derecha, revés… De una azotea a la otra, con las barreras de protección de los edificios como única red. Dos jóvenes tenistas italianas han decidido que el confinamiento no detendrá su pasión y han encontrado la manera de disfrutar de un buen peloteo.

Como todas las entidades deportivas, el club de tenis de Finale Ligure, una pequeña localidad al norte de Italia, tuvo que interrumpir los entrenamientos a principios de marzo para luchar contra la propagación del coronavirus.

Entonces, los entrenadores tiraron de ingenio para que sus pupilos pudieran seguir trabajando, con ejercicios para hacer en casa que luego eran publicados en la cuenta Facebook del club.

Desplazamientos en los jardines o peloteos por encima del sillón del salón, en la mayoría de los casos… Pero Vittoria, 14 años, y Carola, de 11, no se conformaron.

Vecinas, se subieron a las azoteas de sus edificios, situados uno enfrente del otro en la misma calle, e iniciaron un peloteo, con la precaución de no subir a la ‘red’, la protección que separa la azotea del vacío.

“Habíamos pedido a todo el mundo hacer vídeos divertidos y esta era su idea. Se conocen bien, son amigas y viven al lado”, señala a la AFP Dionisio Poggi, entrenador de las dos tenistas.