Considerado por muchos como el mejor tenista de la historia, el suizo ya está listo para volver al ruedo

Después de trece meses sin competir, este miércoles en Doha, se producirá el esperado regreso a las canchas de Roger Federer, el tenista suizo que desea volver al primer nivel, pero a sus casi 40 años y con su maltrecha rodilla, ¿le acompañará el físico?

Federer, que cumplirá esa edad el 8 de agosto, pasará por su primer test este miércoles a partir de las 16h00 frente al británico Daniel Evans (N.28), curiosamente su compañero de entrenamientos en las dos últimas semanas en Dubái.

“Es normal que todo el mundo se haga preguntas”, admite el suizo, ganador de veinte torneos del Grand Slam (comparte este récord con Rafael Nadal) y que jugó su último partido el 30 de enero de 2020, una semifinal del Abierto de Australia contra Djokovic.

“Para mí, jugar al tenis, es como montar en bicicleta. Lo sé hacer, por lo que eso no me inquieta. Mi única preocupación es la rodilla”, dice el tenista.

“Una doble operación (dos artroscopias en febrero y mayo de 2020) es un desafío, nunca había pasado por ello. Después de la segunda comencé desde cero”, precisa.

Más allá de su regreso en Doha esta semana, “los tres o cinco próximos meses me van a aclarar mucho”, agrega sobre su estado físico. “¿Cómo va a aguantar mi rodilla los vuelos transatlánticos, los cambios de husos horarios, los partidos a cinco sets, el jugar cuatro días seguidos o tres sets intensos ante los mejores?”, enumera. “Necesito respuestas a todas estas preguntas”.