Este atleta se ha dedicado al fisicoculturismo, avalado por una trayectoria de más de 20 años en donde esta disciplina ha sido el motor de su día a día

De construir sus primeras pesas con cemento a pagar el gimnasio con el sueldo de su primer empleo, para posteriormente convertirse en campeón nacional y competir en el plano internacional. Así es la historia de un atleta que se mueve por el amor a su deporte y que a sus 46 años sigue perfeccionando e inculcando a las nuevas generaciones.

Actualmente se desempeña como entrenador en el Gimnasio Libertador, en donde recibió a Contrapunto para conversar acerca de su trayectoria y lo que ha sido esta disciplina en su vida.  

  • ¿Cómo te inicias en el mundo del fitness y el fisicoculturismo?

Siempre me han apasionado los deportes, y a la edad de 14 años mi hermano y yo decidimos hacer pesas con cemento, de allí empezó la fiebre de entrenar. Desde chamito me di cuenta que tenía condiciones y fue allí como con el sueldo de mi primer trabajo salí derechito a pagarme la inscripción del gimnasio, en aquel momento trabajaba en una galvánica de bisutería, y posteriormente comencé a dar clases en el gimnasio donde estaba en La Carlota.

  • ¿En que momento comienzas a tomarte esta disciplina en serio?

Me gustaba porque a medida que entrenaba yo veía resultados, me veía bien, era fanático de revistas de deporte, entrenamiento, nutrición y lo seguía. Uno de mis atletas a seguir era Alí Labrada, es un atleta de mi tamaño y a mi entender representaba el cuerpo perfecto.

En el gimnasio Orinoco, Libertador y La Carlota hacían competencias cada año de culturismo, resistencia, gimnasia y yo me fui por el culturismo, a pesar de que no obtuve triunfos de manera inmediata, me fui desarrollando y comencé a meterme en el podio y a ganar competencias. En el 99 decido competir en los nacionales y de 25 atletas quedo de sexto lugar. Luego me enfoqué en las fallas y fui mejorando hasta lograr convertirme en su momento en campeón nacional.

  • ¿Cómo ha sido tu evolución en este deporte?

Desde que competí por primera vez, este deporte me fue gustando, siempre me he enfocado más, me he preparado mejor para seguir evolucionando. A pesar de que los eventos eran fuera de Caracas, siempre buscaba la manera de participar y ganar.

  • ¿Cómo te has costeado estos eventos?

Me los he costeado yo mismo y en algunas oportunidades mis alumnos me han dado aportes en cuanto a viáticos. En el gimnasio donde trabajo también me han ayudado bastante, de esa manera costeaba mis gastos hasta que me hice atleta profesional, y llegué a lo más alto.

  • ¿Cuál es la clave del éxito en el fisicoculturismo?

La disciplina, la constancia y las ganas de evolucionar. Básicamente esos son los principios para triunfar en una disciplina que se encuentra llena de sacrificios y satisfacciones a la vez.

  • ¿Cómo te enfocas para obtener resultados en esta disciplina?

Cada cierto tiempo había un evento, yo elegía la fecha y me preparaba para sacar lo mejor de mi en la tarima por fracciones de segundo, y mostrar los resultados de todo un año, ese ha sido mi impulso para obtener los resultados.

  • ¿Has recibido algún tipo de apoyo económico de entes federativos o gubernamentales?

Nunca recibí ningún tipo de este apoyo, ya que de haber existido todavía estaría compitiendo a nivel internacional. Hoy en día con la situación país es aún más difícil recibir apoyo de cualquier tipo. 

  • La semana pasada la Federación Venezolana de Fisicoculturismo fue afiliada al Comité Olímpico ¿Cuál es tu opinión en torno a este tema?

Quieren llevar esta disciplina a deporte olímpico, pero pienso que debe ser el fitness como tal, no el fisicoculturismo ya que esta disciplina representa mayor complicación, es un deporte limpio sin nada estimulante.

  • ¿Cómo se prepara actualmente un fisicoculturista en estos tiempos de crisis que está atravesando Venezuela?

Actualmente es difícil llevar una dieta, lo más fácil es conservar las claras. Si hablamos del pollo por ejemplo que es fundamental, resulta complicado conseguirlo y mantenerlo en estos tiempos. Sin embargo, el que quiere puede siempre, hemos seguido adelante, pero tenemos que cambiar los procesos. Ahora volvimos a los batidos que hacíamos antes.

  • ¿Hay algún límite de edad para practicar el fisicoculturismo?

Hay disciplinas en donde los atletas rinden hasta cierta edad, en el fisicoculturismo no es así. Puedes prepararte sin límite de edad.

  • Fuiste entrenador de una de las grandes voces de Venezuela como lo fue Raúl Naranjo ¿Fue un ejemplo de lo que te pregunté anteriormente?

Sin lugar a dudas, el era un jodedor (risas). Pasado los 78 años el venia al gimnasio y se mantenía muy activo siempre sonriente. Raúl me enseñó a dar masajes ya que el era quiropráctico también, aquí en el gimnasio lo recordamos con mucho afecto, fue un gran ejemplo.

  • ¿Cuál es el evento que recuerdas con más cariño en toda tu trayectoria?

Una anécdota que te puedo contar es un evento para el que me preparé fuertemente, y mi padre falleció. En aquel momento decidí retirarme, sin embargo, mis hermanos me dijeron que siguiera adelante y le dedicara mi triunfo. No fue nada fácil seguir, pero gracias al apoyo de mis hermanos me fue bien en dicha competencia.

  • ¿Qué mensaje le darías a esas nuevas generaciones que quieren iniciarse en el fisicoculturismo en Venezuela?

Que sigan adelante sin desmayar, yo se que todo es duro en la actualidad pero esto también es una formula, una válvula de escape para sentirse bien y relajado, liberando estrés y activando todos sus sentidos.