La segunda batalla tendrá lugar de nuevo en Toronto, el domingo, y los Warriors tendrán que mejorar mucho si no quieren volver a la Bahía de Oakland dos juegos por detrás

Con una defensa asfixiante, un Pascal Siakam que se disfrazó de Kawhi Leonard y un Marc Gasol decisivo, los Toronto Raptors derrotaron este jueves 118-109 a los Golden State Warriors y golpearon primero en la Final de la NBA.

Los canadienses, en su primer partido en una Final en sus 24 años de historia, no acusaron el escenario y fueron superiores a los vigentes campeones de principio a fin gracias a su desempeño coral y al aporte de todos sus hombres en ataque y en defensa.

Mientras, los Warriors echaron de menos al lesionado Kevin Durant, Jugador Más Valioso de las dos últimas finales, y solo el base Stephen Curry y el escolta Klay Thompson les mantuvieron con vida hasta el final con 34 y 21 puntos, respectivamente.

En un encuentro en el que todos esperaban a Leonard, quien acabó con 23 tantos, fue Siakam el que marcó las diferencias con 32 puntos, junto a un Gasol estelar en todas las facetas del juego.

Ahora, la segunda batalla tendrá lugar de nuevo en Toronto, el domingo, y los Warriors tendrán que mejorar mucho si no quieren volver a la Bahía de Oakland dos juegos por detrás en el por primera vez en los últimos cinco años.