En un encuentro lleno de suspenso, los argentinos superaron a los japoneses en la final de la Copa del Mundo disputada en Praga

La Selección Argentina de Sóftbol se impuso a su similar de Japón con marcador de tres carreras a dos y obtuvo el campeonato mundial de la especialidad por primera vez en su historia.

Partiendo del famoso dicho “La vida te da sorpresas”, hoy el mundo del deporte fue testigo de un hermoso y sólido golpe sobre la mesa, con Argentina haciendo en el sóftbol lo que no ha podido hacer en el fútbol desde 1986.

Y es que Argentina a base de trabajo había venido creciendo en el sóftbol de manera considerable, pero hoy logran consolidar ese esfuerzo llegando al máximo nivel de la élite en Praga.

Los albicelestes venían haciendo un papel extraordinario solo cayendo ante Japón en la primera fase, equipo al que volvería a enfrentar en la gran final.

Los nipones amplios favoritos, venían de superar en semifinales a los actuales campeones del mundo, Nueva Zelanda.

Por esta razón, los de la tierra del sol naciente partían como favoritos, pero los sudamericanos sacarían esa garra guacha que los llevó a superar a Canadá en semifinales y que seguramente debe servir de ejemplo para otras disciplinas de mayor alcance en aquel país.

Los japoneses se iban arriba por dos carreras, pero como buenos sudamericanos, los argentinos supieron sufrir y remontar, llevando el juego a extrainning.

En ese noveno episodio, los asiáticos amenazaban con resolver el encuentro, pero un doble play sirvió para cortarles las alas y elevar los ánimos argentinos.

En la décima entrada, un hit fue el detonante de la siguiente carrera argentina, la cual supieron defender hasta completar el out final y alcanzar el resultado, una hazaña que suena increíble: Argentina es la nueva campeona mundial de sóftbol.