El partido de este miércoles servirá para revivir el antagonismo entre dos clubes que se cruzaron en la final de la Liga de Campeones de 1996 y en la semifinal del año siguiente

El Ajax recibe al Juventus, en la ida de los cuartos de final de la Liga de Campeones, en una cita entre dos colosos de la historia del fútbol a la que apunta el portugués Cristiano Ronaldo, auténtica “bestia negra” del equipo holandés.

El equipo holandés, que eliminó al Real Madrid en octavos, vive su mejor momento de la temporada, aunque cuenta con la única baja del lateral derecho Noussair Mazraoui, por acumulación de tarjetas.

Gracias a ese buen momento, el Ajax llega a la cita europea tres días después de alcanzar el liderato de la Eredivisie holandesa por primera vez en lo que va de temporada, tras una racha de siete victorias en los últimos ocho encuentros.

Desde Holanda siguen con atención la recuperación de Cristiano Ronaldo y, en caso de que el portugués juegue, lo más probable es que el lateral derecho Joël Veltman sea el hombre elegido para detenerlo.

Tras llevar al Juventus a los cuartos de final con un demoledor triplete ante el Atlético Madrid, Cristiano apunta a la convocatoria del técnico Massimiliano Allegri, tras recuperarse en tiempo récord de una lesión en los flexores del muslo derecho sufrida hace dos semanas con la selección portuguesa.

El preparador del Juventus ya advirtió en los días pasados que no planea tomar el más mínimo riesgo con el luso, pese a que CR7 haya marcado siete goles en los cuatro partidos disputados en su carrera contra el Ajax, en su etapa en el Real Madrid.

El croata Mario Mandzukic es el único seguro como titular este miércoles, en una delantera que debería estar formada también por Federico Bernardeschi y que mantendrá hasta el último momento la duda sobre la presencia de Cristiano.

De no arriesgar el luso, Allegri puede contar con el argentino Paulo Dybala, que viene de marcar un penalti al Milan, o el joven italiano Moise Kean, que a sus 19 años es la gran sensación del momento al haber firmado cuatro goles en los últimos cuatro partidos.

El partido de este miércoles servirá para revivir el antagonismo entre dos clubes que se cruzaron en la final de la Liga de Campeones de 1996 y en la semifinal del año siguiente, ambas favorables para el equipo italiano