En su palmarés cuenta con más de doscientos premios, entre ellos cinco medallas de oro en los X-Games 2007, 2008, 2010, 2011 y 2013, además del oro conseguido en los Juegos Panamericanos Lima 2019

Daniel Dhers nació un 25 de marzo de 1985, en Caracas, actualmente tiene 36 años de edad y a partir de los 12 comenzó amar algo que hasta ese momento él mismo confiesa que odiaba: “Desde los cuatro años pensaba que nunca más me iba a subir a una bici en mi vida”. Luego todo eso cambió y desde hace más de quince años, un venezolano abrió las puertas a una disciplina que hasta esos momentos no era tan conocida en Venezuela, el BMX Freestyle o estilo libre.

En su palmarés cuenta con más de doscientos premios, entre ellos cinco medallas de oro en los X-Games 2007, 2008, 2010, 2011 y 2013, además del oro conseguido en los Juegos Panamericanos Lima 2019, siendo estos algunos de los títulos que le han hecho convertirse en “La leyenda”. Dhers sorprende a sus adversarios con un arsenal de trucos que lo hacen dominar con maestría los parques urbanos y junto con ese “Flow” venezolano que le caracteriza es ya referencia de millones de riders en todo el mundo.

Sus comienzos

Al principio, las cosas no fueron fáciles para el típico preadolescente “rebelde”, y luego de sus comienzos no muy prometedores en la bici. Dhers comenzó a pedalear con sus amigos, siendo la única persona de su familia en practicar deporte. Para esa época sus padres y su tío, no estaban muy contentos porque el joven solamente quería montar bicicleta y no centrarse en la escuela.

“Comencé a montar solamente porque quería compartir con mis amigos, apenas llegaba a casa del colegio buscaba la bici. Cuando hice mi primer truco me enamoré de la adrenalina. Hubo momentos complicados, en la ciudad solo había un skatepark y cuando estaba cerrado solo podíamos rodar en las calles pero Caracas era peligrosa para un niño de esa edad”, expresó al recordar sus inicios.

Foto: Ernesto García / Contrapunto

Dhers partió de Venezuela cuando tenía 16 años para comenzar una nueva vida en la ciudad de Buenos Aires, Argentina. Fue allí donde conoció a riders experimentados y verdaderos circuitos extremos. Además, fue la catapulta para llegar a competencias reconocidas en Estados Unidos.

En 2004 obtuvo una invitación a las rampas “Woodward Camp” en Pensilvania (EE. UU.) Y, desde entonces, todo ha sido sobre ruedas. Sus contrincantes no han tenido más opción que conformarse con el segundo puesto de las competencias. En ese mismo lugar Daniel, conoció a quien hoy en día sigue siendo su amigo, así no esté en este plano, ese no es otro que Dave Mirra.

El mentor más allá de la bicicleta

David Michael Mirra, mundialmente conocido como Dave Mirra, fue un deportista extremo profesional norteamericano, que se desempeñó como ciclista de BMX y piloto de automovilismo. Mirra participó en todos los X Games desde 1995 a 2008 y obtuvo en todas sus participaciones por lo menos una medalla, en total ganó 24 preseas, 14 de ellas de oro. Fue el primero en realizar exitosamente un “doble backflip”, 2 vueltas en el aire, en el año 2000. Dhers y Mirra se conocieron en el Woodward Camp en Pensilvania, pero no fue sino hasta el 2006 cuando su amistad comenzó. Dave invitaría a Daniel a su galpón, siendo esta la máxima invitación para cualquier rider. Desde entonces, el venezolano ingresó a la vida de aquella figura que lucía “inalcanzable”.

En el 2007, Daniel compitió por primera vez con su amigo “Fue increíble poder estar en el evento a su lado, crecí viéndolo en los X-games. Ese día gané la primera medalla de oro y el quedó de tercero, esto significo mucho para mí porque fue el último evento de parque donde Mirra vio acción”, comentó.

En el 2012, Mirra hizo su última competencia dentro del BMX Frestyle, el Dew Tour que se llevó a cabo en Baltimore, luego de eso se dedicó a realizar diferentes disciplinas, entre ellas el rally de velocidad. Desafortunadamente en el 2016, Dave Mirra a sus 41 años fallece, siendo un golpe muy duro no solo para el deporte sino también para Daniel. “El fue la gran motivación que me ayudó a meterme de verdad en el deporte, un gran mentor. Dave hizo grandes cosas dentro y fuera del deporte, el amor que compartía y la pasión que tenía en todo lo que hacía era increíble, siempre lo tengo presente sobretodo en mi casco” manifestó Dhers.

El éxito detrás del clasificado que representará a Venezuela en los Juegos Olímpicos Tokio 2020, proviene también de la disciplina, constancia y dedicación que su gran amigo le inculcó, su debut en la disciplina sin dudad llevará el sello de Dave Mirra.