El ministro de Estado Michael Gove había anunciado horas antes que una “reapertura de masas” en los estadios no sería apropiada, a pesar de las dificultades económicas en el medio deportivo

El primer ministro británico Boris Johnson anunció este martes que el regreso del público a los estadios no comenzará a principios de octubre, como estaba previsto, debido al recrudecimiento de la pandemia de coronavirus en el país.

“Debemos reconocer que la difusión del virus afecta a nuestra capacidad de reabrir las conferencias económicas, las exposiciones y los eventos deportivos”, dijo.

“Por lo que no seremos capaces de hacerlo el 1 de octubre y soy consciente de lo que implica para nuestros clubes deportivos, que son la vida y el alma de nuestras comunidades. El ministro de Economía y el secretario de Estado de Cultura trabajan urgentemente sobre lo que se puede hacer para apoyarlos”, añadió.

El ministro de Estado Michael Gove había anunciado horas antes que una “reapertura de masas” en los estadios no sería apropiada, a pesar de las dificultades económicas en el medio deportivo debido a la crisis económica provocada por la pandemia.

“Un programa por etapas para un regreso de la gente estaba en estudio, no era cuestión de tener los estadios llenos”, explicó Gove, uno de los ministros más próximos a Johnson, en la BBC. 

“Lo que queremos es que, cuando las circunstancias lo permitan, la gente pueda volver”, añadió.

El 11 de septiembre la Premier League anunció que no participaría en los ensayos de regreso de espectadores a las tribunas mientras estuvieran limitados a 1.000 personas, al considerarlas insuficientes.

El aumento del número de casos de covid-19 obligó a crear un marco más estricto para los “partidos-test’, principalmente en el fútbol, y a limitar a 1.000 las personas que pueden participar en estos eventos, un escenario que no satisface a la competición inglesa.

Varios partidos de prueba previstos en los próximos días, sobre todo de rugby, han sido anulados o se disputarán a puerta cerrada.