El 4 septiembre 1994 en el Stadio Olimpico la Roma jugaba el primer partido de la Serie A 94/95 ante Foggia

Francesco Totti es más que un simple jugador, como citaba la coreografía hecha por la Curva Sud el 28 de mayo 2017, día de su despedida al fútbol jugado, “Totti è la Roma” (Totti es la Roma); título que ganó gracias a su extraordinaria carrera, al son de sus mágicas jugadas y sus goles.

Para ver su primer gol, es necesario remontarse a la tarde del 4 de septiembre 1994, en un Stadio Olimpico repleto para ver el primer partido de los giallorossi. En aquellos días el equipo de la capital era entrenado por Carlo Mazzone, uno de los pilares de la carrera de “er pupone” (sobrenombre de Francesco Totti, que proviene del dialecto romano y que significa “el chico”), quien decidió convertirlo en titular ese mismo día.

Francesco Totti tenía 17 años, estaba a días de cumplir la mayoría de edad, sin embargo, la madurez y el talento nunca estuvieron estrictamente conectados a la edad, de hecho el “pequeño” Francesco, ese día con la 9 en la espalda, anotó el gol de la ventaja romana con un preciso y poderoso tiro imparable para el entonces arquero del Foggia, Francesco Mancini.

Aplausos, lágrimas y el comienzo de una carrera gloriosa para Totti aquel 4 de septiembre de 1994: fue el primer gol en Serie A y el primero en partidos oficiales con su equipo, con el cual había debutado oficialmente el 28 de marzo 1993, en un partido de visitante contra el Brescia, ganado 2-0 por el conjunto capitolino.

Desde aquel 4 de septiembre 1994, Francesco Totti, partido tras partido, escribió la historia de la Roma, convirtiéndose en un símbolo absoluto y en el jugador con los principales récords individuales del club, entre los cuales: mayor presencias (786) y más goles (307).