El campeón italiano disputó solo 7 partidos desde que debutó con el Xeneize el año pasado y anotó un gol en su debut vs Almagro por Copa Argentina

Daniele De Rossi anunció, este lunes 6 de enero, que se acaba su aventura en el club Boca Juniors y además, reveló que se retira del fútbol de forma definitiva, durante una rueda de prensa en Argentina.

De Rossi abandonó el entrenamiento de pretemporada de su equipo y de esa manera le dijo adiós al club en el que se quiso retirar antes de ponerle punto y final a su carrera.

Asimismo, el Tano esclareció los rumores de su marcha, donde aseguraban que el motivo por el que no continúa en las filas del Xeneize es por alguna enfermedad que sufre él o su familia. 

“Quiero aclarar que no tengo problemas, ni mi familia, ni mi hija, nadie tiene problemas de salud, según lo están comentando por las redes sociales. No tenemos problemas graves, ni enfermedades, ni nada, tengo simplemente la necesidad de acercarme a mi familia y a mi hija, solo eso”, sentenció.

“La decisión es definitiva, no solo me despido de un club que llevó en el corazón, me despido de toda mi vida, mi trabajo, mi deporte, mi pasión”, dijo De Rossi, quien aseguró que si no hubiese sido ahorita que colgaba los botines, hubiese pasado en junio o diciembre pero “ya no creo que debía jugar 10 años más, ya tengo 36 años”.

También habló acerca de la aventura que vivió al mudarse a Argentina para jugar con uno de los clubes más históricos de América y reveló que “fue la única aventura distinta en mi vida, cambié mi país, la camiseta de Roma y de verdad no sabía que podía llegar a amar tanto a otro club distinto a ese, pero dejó gran parte de mi corazón acá (en Boca)”.

Además, detalló que en los últimos meses “Mi mujer me miraba a la noche mirando el techo y no podía dormir sabiendo que dejaba el fútbol” y a pesar que muchas veces pensó en continuar declaró que es momento de colgar los botines. 

El Tano se retira del fútbol luego de disputar 616 partidos, anotar 63 goles, ganar dos copas de Italia y conseguir una Supercopa italiana con el club de sus amores, La Roma.

Por su parte, con la selección el centrocampista jugó 117 encuentros, anotó 21 goles y obtuvo el título de campeón del mundo en el 2006.