La Gobernación apoyó logísticamente a la población con autobuses gratuitos para la entrada y salida del estadio, indicó el abogado y empresario Héctor Guaicaipuro Sulbarán. La Vinotinto volvió a fallar y esta vez cayó 1 gol por 0

Con entusiasmo, civismo y en un ambiente de seguridad los venezolanos pudieron disfrutar este martes, 29 de marzo, del partido entre las selecciones de Venezuela y Colombia ganado por la selección neogranadina 1 x 0 que se disputó en el estadio Cachamay de Puerto Ordaz, en el estado Bolívar, sur de Venezuela, como parte de la última fecha de la ronda eliminatoria para el Mundial de Fútbol Catar 2022.

“No fue una noche de suerte para la Vinotinto, sin embargo, la población guayanesa que se volcó al estadio Cachamay demostró civismo, educación y un lema deportivo de sentimiento nacional”, dijo el abogado y empresario Héctor Guaicaipuro Sulbarán, presidente del Grupo Sulbarán Miliani, a la salida del partido que terminó con la victoria de Colombia 1-0, por un controversial penalti cobrado por James Rodríguez, en el agregado del primer tiempo tras una falta de Ronald Hernández sobre Rafael Santos Borré en el minuto 44.

Sulbarán resaltó que, los organismos de seguridad del Estado sincronizaron a los entes estadales para brindar seguridad a los asistentes al evento deportivo. Asimismo, la Gobernación apoyó logísticamente a la población con autobuses gratuitos para la entrada y salida del estadio.

“Más de 40.000 personas gritamos a una sola voz ‘Vinotinto’”, apuntó Sulbarán, quien resaltó que la realización de este partido refleja el crecimiento económico del país y la necesidad de los venezolanos de seguir adelante trabajando por Venezuela.