Una de las chilenas más espectaculares de la historia iba a ser el abreboca de la tercera Champions consecutiva conseguida por el Real Madrid, y que iba a llenar de aplausos a CR7 hasta de la fanaticada rival

Aquel 3 de abril de 2018 fue otra noche mágica para los amantes del fútbol, el día en que Cristiano Ronaldo demostró por qué a este deporte se le cataloga como el más hermoso del mundo.

Y no es que Ronaldo no tenga acostumbrado a la fanaticada a marcar golazos, pero ese día el oriundo de Portugal desafió las leyes de la física con un salto perfecto desmbocando una media chilena que quedó enmarcada en los anaqueles históricos de la Champions League.

Esa noche a los aficionados de la Juventus no les quedó otra opción sino levantarse de sus asientos y aplaudir al que en ese entonces era el astro del Real Madrid y que por cosas del destino terminaría vistiendo la camiseta bianconera.

Aquella llave finalizaría con la clasificación de los “merengues”y CR7 anotaba dos de los tres goles en el juego de ida. Asimismo, el portugués comandaría la tabla de goleadores de aquella Champions con 15 tantos y un promedio de 1.15 goles por juego.

A 365 días de aquella obra de arte, los aficionados del fútbol tienen otra razón para agradecer el simple hecho de vivir una época dorada en donde el portugués no ha parado de regalar noches mágicas para el deporte.