La polémica sigue rodeando el entorno de la selección, y la continuidad del seleccionador sigue siendo tema de debate

Fueron muchas las expectativas generadas con la llegada de Rafael Dudamel a la selección absoluta, luego de los “galones” obtenidos con el subcampeonato mundial del equipo sub 20. La primera experiencia al mando fue en la Copa América Centenario, en donde consiguió triunfos importantes ante Jamaica y Uruguay, aparte del empate contra México.

Buenas actuaciones dentro de una eliminatoria mundialista a la cual llegaba sin ninguna oportunidad, continuaron dando esperanzas a la hinchada que siempre mantiene la ilusión de escuchar el himno nacional en un Campeonato del Mundo de mayores.

Posteriormente, muchas han sido las decisiones y desaciertos, que han puesto en tela de juicio el trabajo de Rafael Dudamel con la Vinotinto. Jugadores consagrados y pasando momentos excepcionales, han sido apartados y otras veces descartados en encuentros claves.

Uno de los ejemplos recientes fue la exclusión de Yeferson Soteldo en la Copa América, con una temporada inolvidable en el Santos de Brasil y portando el 10 de Edson Arantes Do Nascimento (Pelé); en su lugar, pretendió incluir a un lesionado Adalberto Peñaranda, quien apenas había jugado en el Watford.

El tiempo demostraría que Dudamel se equivocaba, debido a que Peñaranda terminaría lesionado en un amistoso, y finalmente se debió decantar por Soteldo, a quien no incluyó en varios encuentros como titular en la Copa América.

Otro caso muy sonado y criticado, fue el de Rómulo Otero, tachado de la Copa América, supuestamente por haberse ido a jugar a Arabia en su momento. ¿Pero es justo apartar a un jugador por irse a una liga de Oriente Medio? Equipos como Brasil en su momento, convocaron jugadores que militaban en China, por ejemplo.

Otero, es considerado por muchos como el mejor cobrador de tiros libres de Venezuela, teniendo en cuenta las dos igualadas a cero de la Vinotinto ante Brasil y Perú ¿Qué hubiera pasado con una oportunidad a balón parado? Todas estas hipótesis, son solo eso, pero siguen colocando en entredicho la actuación del técnico yaracuyano.

A esto le sumamos la exclusión en su momento de Roberto Rosales, uno de los laterales con mayor continuidad en Europa, y la exclusión total de Alexander González, en un momento donde los jugadores de esta posición son escasos para Venezuela.

La gota que derramó el vaso, ha sido la renuncia de Josef Martínez, goleador histórico de la MLS, a quien de repente Dudamel decidió excluir de manera inexplicable de la alineación titular.

El camino a Qatar comenzó llamando a todo el país a inmiscuirse en la tarea, a sufrir, vivir y disfrutar el recorrido vinotinto, siempre en unidad, sin embargo, los últimos hechos han demostrado totalmente lo contrario. Comunicados, cargos a la orden, desplantes a la prensa y muchos periodistas jugando a ser los nuevos DT, son las últimas noticias de la selección, más allá del fútbol, que es en realidad lo que debería ocuparnos.

Queda esperar si Dudamel, continuará al mando de la Vinotinto; por ahora no se conoce pronunciamiento alguno, pero si muchas especulaciones y nombres que no vienen al caso mencionar. La clasificación mundialista de Venezuela hoy se ve lejos, pero pasa mucho más allá de la sustitución de un técnico.

Venga quien venga, la clave debe ser el trabajo serio y ordenado, y saber entender que el escudo de la camiseta tiene mayor peso que los egos e intereses personales.