La pregunta del millón es, ¿dónde quedó?. Solamente la organización paulista del Arena Corinthians y la CBF pueden saberlo, porque se devuelven. Rápidos de reflejos y con el argentinismo a flor de piel, a los pocos minutos de vista en las imágenes de TyC Sports ya había varios que pretendían vender réplicas por Internet

Las marcas pagan millones para vestir a las selecciones o aparecer en la indumentaria, pero este detalle a veces poco les importa a los jugadores. Así fue entonces como Lionel Messi salió en centenares de fotos que dieron la vuelta al mundo tras el escándalo en el Brasil – Argentina suspendido por las Eliminatorias Sudamericanas con una sencilla pechera gris, reseñó TyC Sports.

La secuencia fue la siguiente: la Selección se metió a los pasillos con el partido interrumpido por las autoridades sanitarias locales (la ahora famosísima Anvisa), pero la Pulga volvió a la cancha pocos minutos después, junto al DT Lionel Scaloni, para hablar desde su rol de capitán y saber qué estaba pasando.

En el medio, se sacó la número 10 celeste y blanca (después esta volvió a escena porque la intercambió con su amigo Dani Alves) y, entre el apuro y el desconcierto, agarró lo primero que encontró: la pechera que adelante tenía el logo de Qatar 2022, igualita a la que suelen tener los suplentes, pero con una palabra clave atrás.

La particular prenda le pertenecía a Tato Pagano, más conocido en Instagram como @tatografias (muy compartido por los jugadores, supera los 100 mil seguidores). ¿Quién es? El reportero gráfico que acompaña a la Albiceleste a donde sea que vaya desde 2017, quien además trabaja para la agencia internacional Getty Images. Estaba adentro del vestuario con el plantel y le confirmó a TyCSports.com que se la dio a Leo para resguardarlo de cualquier posible enfriamiento, pero también con el fin de evitar un problema inesperado.