Los londinenses vuelven a colocarse entre los cuatro mejores equipos de Europa en la Uefa Champions League

Desde la llegada de Tuchel, el Chelsea ha dado un giro positivo en la temporada, algo paradójico teniendo en cuenta las equivocaciones anteriores de un histórico del club como Frank Lampard. Pero todo aquello quedó en el pasado, los Blues lograron instalarse en las semifinales de la UEFA Champions League luego de varias campañas en el anonimato.

Los Blues jugaron en Sevilla el partido de vuelta con la ventaja que le daba el 2-0 de visitante con anotaciones de Mount y Chilwell. Los dirigidos por Tuchel han demostrado ser un rival incómodo y con una gran defensa comandada por Édouard Osoque Mendy, un senegalés que consiguió su lugar ideal bajo los tres palos del Chelsea. A este se le suman Thiago Silva, Rüdiger y Azpilicueta, entre otros detonantes que le dan orden al equipo londinense.

Sin un fútbol espectacular, pero si bastante incómodo, tan es así que dejaron mal parados en octavos al Atlético del Cholo Simeone, uno de los equipos más incómodos de la historia.

Ante el Porto utilizaron la efectividad y en la vuelta pudieron vivir de la renta a pesar de recibir un golazo de chilena marcado por el delantero iraní, Mehdi Taremi. en lo que fue probablemente la mejor anotación en lo que va de competencia.

De esta manera, el Chelsea de Tuchel espera por el ganador de la llave entre Liverpool y Real Madrid, en donde los merengues corren con la ventaja luego del 3-1 logrado en la ida. Lo que si es cierto, es que el cuadro de Londres vuelve a la élite de Europa, algo meritorio para un DT considerado como poco amigable pero muy efectivo si tomamos en cuenta que el año pasado fue fiinalista con el PSG.

Tuchel ha llegado a apagar el incendio en Stamford Bridge, y por ahora instaló al Chelsea en semifinales de la UEFA Champions League, hasta aquí un logro para un equipo de alta nómina pero que apenas se reencuentra con el éxito.