Los organizadores de la Copa del Mundo de Qatar 2022 han vuelto a ser el centro de polémicas debido a las restricciones anunciadas para los aficionados miembros de la comunidad LGBTQI+

Como es sabido, la próxima edición del Mundial de Futbol será distinta, la última en su formato de 32 selecciones y la primera en celebrarse a finales de año (de noviembre a diciembre del 2022), informó Merca 2.0.

La razón por la que se desarrollará en tales fechas tiene que ver con el hecho de que, durante el verano, las temperaturas en dicho país llegan hasta los 50º C, lo cual afectaría directamente el rendimiento y la salud de los jugadores.

Sin embargo, de entre todas las polémicas que se están generando a raíz de la organización del evento, uno de los que más ha llamado la atención tiene que ver con una cuestión meramente cultural del país anfitrión, motivo por el cual han pedido a los aficionados que se respeten sus tradiciones.

Hace unas horas, los organizadores anunciaron que aquellos aficionados miembros de la comunidad LGBTQI+ que deseen asistir a la justa deportiva, sí podrán hacerlo, pero, para ello, deberán seguir ciertos protocolos de comportamiento.

“Qatar es un país tolerante que dará bienvenida a la comunidad LGBTI+. Las demostraciones públicas de afecto están mal vistas y esto aplica a todos. Qatar y los países vecinos son más modestos y conservadores. Esto es lo que pedimos a los aficionados que respeten”, expresó el presidente del Comité organizador, Al-Khater.

Se sabe que en Qatar la homosexualidad está prohibida, pero, ante la llegada de turistas de todas partes del mundo y, por tal motivo, de culturas distintas, se ha manifestado abierto a recibirlos, siempre y cuando se acoplen a las normas de comportamiento que imperan en la sociedad qatarí.

Esta decisión surge luego de que organizaciones en pro de los derechos de las mujeres y de la comunidad LGBTQI+ han denunciado al comité por la falta de derechos de los trabajadores, mujeres y personas homosexuales.

Por si fuera poco, el próximo fin de semana se llevará a cabo el Gran Premio de la Fórmula 1 en Arabia Saudita, país donde, incluso, se ha determinado un específico dress code tanto para hombres como para mujeres, así como distintas normas de comportamiento dirigidas a los aficionados miembros de la comunidad LGBTQI+.

Este tipo de acciones han sido severamente criticadas en redes sociales, clasificando a los organizadores como “misóginos” y otros calificativos más, aún cuando en dichos países son normas impuestas para toda la sociedad.

Por supuesto, el debate se centra en el hecho de que vivimos en tiempos distintos y, cuando una autoridad dice ser “tolerante” y, de inmediato, habla de normas de convivencia impuestas para la sociedad, es cuando ocurren las discusiones, las polémicas y las discrepancias.

Lo que queda claro es que lo de Qatar será un evento que dará mucho de que hablar; ya lo está haciendo, pues desde que se confirmó al país sede no han cesado las protestas contra el hecho mismo.

A lo largo de los años han surgido polémicas diversas, ya sea por las condiciones laborales de quienes trabajan en la construcción de los estadios, el dinero que se embolsará la FIFA y, ahora, con uno de los temas más complejos en la sociedad qatarí.

Con información de Merca 2.0