Desde la tranquilidad que lo aleja momentaneamente de los banquillos, el DT lusitano habla de su carrera y la manera como el crack argentino lo ha hecho crecer en sus funciones

José Mourinho está en forma. Se le ve feliz, sin tensión. Hace seis años que se anunció su adiós al Real Madrid y es el momento de ver su vida con perspectiva. El Mourinho de hoy, fuera de la centrifugadora, se expresa de otra forma. Elogia al rival desde la naturalidad. Sin presión. En un amplia y exclusiva entrevista con la Agencia EFE, confiesa que Leo Messi, le hizo “mejor entrenador”. Su talento le obligó a sacar lo mejor de su manual en la pizarra.

Reconoce que tiene las puertas abiertas no sólo del Madrid, sino también de los otros clubes donde estuvo. Presume de amistad con todos sus expresidentes. Elogia al Atlético de Madrid, un club que “ya no es emergente, es grande” y que puede fichar a Joao Félix, “un chico capaz de cargar con la mochila de la responsabilidad”. En Madrid, esta semana promociona el acuerdo de Livescore con LaLiga. .

¿Echa de menos España y La Liga?

Madrid, Milán, Londres, Oporto… siempre cuando vuelvo, vuelvo feliz. He disfrutado de mi trabajo ahí; la gente me ha tratado bien y he salido siempre bien de los clubes, incluso saliendo por decisión del club como me ha pasado en el Chelsea o en el Manchester United. Siempre he salido bien con el club y por esto siempre tengo una emoción que vuelve, en este caso, Madrid. En el Madrid fueron tres años buenos, obviamente con dificultades y problemas, pero es parte de la vida profesional, que no es fácil. Tengo recuerdos fantásticos. Además fueron años en los que sentí crecer a mis hijos, dejando ser niños para ser adolescentes, preparados para dar un salto diferente. Fue una gran experiencia y me gusta mucho volver a Madrid. No lo hago más a menudo porque no me gusta que la gente lo interprete como les gusta alguna vez interpretar, pero me gusta mucho Madrid y me siento muy bien.

¿Cómo cree usted que se han retroalimentado Messi y Cristiano en ese afán por ser uno mejor que el otro cada semana?


Yo creo que es su naturaleza. Yo en mi situación personal siempre digo que debo tanto a mis jugadores, como a los que no han sido mis jugadores y me han creado problemas. Por ejemplo, Messi nunca jugó en mi equipo, pero jugué contra él y me ha hecho mejor entrenador por tener que preparar partidos, por tener que organizar mi equipo. Cuando digo Messi, digo también todos los grandes jugadores contra los que he jugado. Creo que en el caso de los jugadores, también este tipo de situaciones les ayuda. Ya se puede vislumbrar que un día cuando acaben de jugar van a ser amigos, van a hacer buena relación y disfrutar de lo que han hecho. Pero durante el momento caliente, tú tienes que tener este fuego, esta ambición, esta rivalidad. Esto no sólo ha alimentado a los jugadores, también a las aficiones. Por ejemplo, en mi país, hemos tenido la etapa Benfica, luego el Oporto, el Benfica otra vez. Y decimos siempre que queremos el período Sporting; necesitamos también del Sporting y de más competición. De Inglaterra, la gente dice que, es la mejor liga del mundo y quizá no tenga los mejores equipos del mundo, pero lo que tiene es una competitividad muy grande. Nosotros necesitamos de esas rivalidades más intensas; quizá vividas de un modo más adaptado a lo que es la sociedad de hoy, tenemos que evolucionar en el modo de vivir estas rivalidades, pero las necesitamos.