“Las grandes líneas del protocolo sanitario se respetaron bien durante el fin de semana”, indicó su máxima autoridad, que aseguró a la vez que la Bundesliga estaría feliz de apoyar a los otros campeonatos en sus reanudaciones

Éxito en el terreno de juego y grandes audiencias televisivas a nivel mundial. El campeonato alemán, pionero, adelantó este fin de semana el ‘fútbol poscoronavirus’, en plena pandemia, pero sigue bajo la presión de un paso en falso que haga fracasar su proyecto.

Tras la suspensión de la competición a mediados de marzo, las últimas semanas han sido como “montañas rusas, a la misma vez excitantes y exigentes”, explica a la AFP Robert Klein, encargado de desarrollo internacional de la Bundesliga. 

En la meta, al final de este primer fin de semana de competición, siente “un gran alivio”, reconoce.

Tras la 26ª fecha, que se cierra este lunes con el Werder Bremen-Bayer Leverkusen, quedarán ocho por disputarse, con un gran número de cuestiones a responder, mientras el planeta fútbol sigue suspendido por la pandemia.

El bonito tanto del prodigio noruego Erling Haaland en el triunfo del Dortmund ante el Schalke (4-0), en un derbi del Ruhr muy entretenido, la victoria del Bayern Múnich en su histórica visita al Unión Berlín, las gradas vacías, los choques de codos para celebrar los goles… Alemania ofreció las primeras gotas de fútbol de alto nivel desde marzo, cuando la pandemia paralizó el deporte mundial.

Con información de AFP