Hoffenheim y Bayern responden a ultras finalizando el partido con una tregua

Ambas plantillas dieron muestra del espíritu de Fair Play y con su actitud se mostraron contrarios a los mal llamados hinchas radicales

El Bayern Múnich (1º) goleó 6-0 en el estadio del Hoffenheim (8º), en un duelo que finalizó de manera surrealista, con los jugadores de ambos equipos pasándose el balón entre ellos como protesta, después de que ultras del gigante bávaro mostraran una pancarta insultante contra el propietario del equipo local.

Lo nunca visto: los ultras del Bayern Múnich sacaron una pancarta calificando de ‘hijo de puta’ al dueño del Hoffenheim, el millonario Dietmar Hopp, habitual diana en el fútbol germano por su forma de gestionar el club.

El árbitro paró el partido durante unos cinco minutos y varios miembros de la plantilla del campeón alemán, junto con el entrenador Hansi Flick, el director deportivo Hasan Salhiamidzic y la leyenda de la portería Oliver Kahn, corrieron hacia su propia afición para pedir que retirara el mensaje.

A continuación, tras reanudarse el duelo, con 6-0 en el marcador, los jugadores de ambos equipos se dedicaron a pasarse el balón entre ellos durante los últimos 13 minutos. Mientras que en el palco Hopp y Karl-Heinz Rummenigge, leyenda y director general del Bayern, aplaudían de pie.

El partido finalizó con aplausos de los jugadores y de los 30.000 espectadores presentes en el Shinsheim Arena. Los dos directivos se unieron a los futbolistas en el césped para agradecer a los presentes la reacción ante los ultras.

Hace unos días, el Borussia Dortmund fue sancionado, debido a que su hinchada desplegó una bandera en su célebre ‘Muro Amarillo’ en la que se representaba a Hopp en el centro de una diana.

Como castigo en las dos próximas temporadas no podrá llevar seguidores en sus desplazamientos a Hoffenheim.

Con información de AFP