Hace tres años Portugal obtuvo el primer título internacional de su historia

Arnaldo Fernández l @fernandzarnaldo

Aquel 10 de julio de 2016 fue inolvidable para Portugal y su fanaticada sigue gritando por el gol de Éder, un héroe inesperado que hizo tocar la gloria a su selección por primera vez en la historia

La Selección Nacional de Portugal se coronó por primera vez como campeona de Europa en 2016, durante un torneo donde tres empates en primera ronda marcaron el camino de los dirigidos por Fernando Santos.

Contra Islandia fue el debut de los lusitanos y el resultado fue un empate a un gol, posteriormente deberían reivindicarse ante Austria y el resultado no fue mejor; los portugueses se fueron con el marcador en blanco y, finalmente, ante Hungría los lusitanos siempre en desventaja terminaron sacando un empate a tres goles, con Cristiano Ronaldo asumiendo el protagonismo de los últimas dos anotaciones.

Así fue como Portugal llegó, con muchas dudas, a los octavos de final para enfrentar a Croacia; un equipo llamado a ser protagonista.

En los primeros 90, el resultado no se movería, la oncena lusitana parecía destinada a seguir viviendo del empate y a resolver el partido en la tanda de penales. Sin embargo, éstos no eran los planes de Ricardo Quaresma (ficha del Beşiktaş por esa época) quien al minuto 117 resolvió la jugada del gol que le daba a su selección el pase a cuartos de final.

El siguiente rival era la incómoda Polonia de Lewandowski, equipo que se adelantaba desde el minuto dos, pero la oncena lusitana, acostumbrada a sufrir en esta Euro, pudo nivelar el marcador al minuto 33 por intermedio del joven Renato Sanches. Finalmente, el encuentro se definiría por la vía de los penales.

Portugal se llevó el primer encuentro de los cuartos de final de la Uefa Euro 2016 en un partido nivelado, con el precedente de la victoria de Polonia frente a Suiza, los de Fernando Santos no dieron opción a sus rivales.

Los portugueses llegaron de esta manera, y con mucho sufrimiento, a las semifinales, el rival era la Selección de Gales, en un encuentro marcado por la presencia de Gareth Bale y Cristiano Ronaldo, ambos piezas fundamentales del Real Madrid en aquel momento.

Los portugueses impusieron su clase en lo que se esperaba que fuera un encuentro muy disputado y, con goles de Cristiano Ronaldo al 50 y de Nani al 53, obtuvieron su pase a la final frente a los anfitriones en el único encuentro en el que la oncena lusa logró imponerse en la copa durante el tiempo reglamentario.

Portugal estaba preparada para enfrentar a Francia, los locales partían con el favoritismo ante una escuadra lusitana que fue creciendo y superando las barreras durante el torneo. El panorama empeoró cuando, a comienzos del encuentro, Cristiano Ronaldo se lesionó y dejó a los de Fernando Santos sin el astro del fútbol mundial.

Con Rui Patricio en plan estelar, Portugal llegaba nuevamente al tiempo extra, pero en escena se mostraría un héroe inesperado. Éderzito António Macedo Lopes, mejor conocido como Éder, anotó al minuto 109 el gol de su vida; un tanto para la historia.

“Entró el patito feo y marcó. Ahora es un maravilloso cisne”, comentaba entre risas su técnico, Fernando Santos, tras alzarse con el primer título para su país.

La presencia del delantero en la lista definitiva fue casi tan discutida, como el juego exhibido por una selección que avanzaba rondas con un juego poco vistoso.

Pero el fútbol es caprichoso, y tanto el técnico como el delantero, dos personajes casi anónimos, salieron victoriosos del Stade de France ante la mirada incrédula de Griezmann, Pogba y compañía, recordando aquel trabuco de 2004 que no pudo obtener la victoria en su propia casa.

Éder se convirtió en el héroe inesperado de una selección que sin brillar obtuvo su primer trofeo en la historia y con un gol que quedará marcado para siempre en la retina de la fanaticada portuguesa.