En un comunicado, el Hellas calificó de “consideraciones y expresiones gravemente contrarias a las que prevén los principios éticos y valores de nuestro club”.

El Hellas Verona, anunció este martes haber prohibido la entrada al estadio hasta junio de 2030 a Luca Castellini, jefe de los ultras del club, que el lunes declaró que Mario Balotelli no era “totalmente italiano”, al que también llamó “payaso”.

Balotelli, internacional italiano de 29 años, goleador el domingo en la derrota del Brescia en la derrota 2-1 en la Serie A, vio su actuación eclipsada cuando fue objeto de gritos racistas, por parte de aficionados del Hellas Verona.

Furioso, Balotelli reaccionó lanzando con violencia el balón hacia los aficionados locales, y saliendo de los límites del terreno de juego, amenazando con abandonar definitivamente el partido. El choque fue interrumpido unos minutos y el ‘speaker’ del estadio indicó que los jugadores regresarían a vestuarios en caso de nuevo incidente del mismo tipo.

Preguntado el lunes en una radio italiana, Castellini, miembro activo del partido neofascista Forza Nuova, estimó que Balotelli era “italiano porque tenía la nacionalidad”, pero que “nunca podría ser completamente italiano”.

“Balotelli es un payaso. Él solo escuchó (esos gritos) en su cabeza. Nosotros tenemos a un negro en el equipo, ayer marcó y toda la ciudad aplaudió”, añadió.

Un vídeo difundido el domingo en las redes sociales permite escuchar gritos racistas procedentes de las tribunas. Castellini aseguró que “esos gritos procedían de sólo cuatro personas, y fueron escuchados únicamente por los que vieron el vídeo”.

Balotelli nació en Palermo, de padres ghaneses. Creció cerca de Brescia, en el norte de Italia, donde fue criado por una familia italiana, los Balotelli. Obtuvo la nacionalidad italiana con 18 años.