Sus jugadores han comenzado en los últimos días a entrenarse de nuevo en grupos reducidos

La posible reanudación de la Bundesliga, ha recibido el visto bueno de los grandes del fútbol alemán, como el Bayern Múnich (líder de la clasificación antes de la suspensión), el Borussia Dortmund y el RB Leipzig.

Por el contrario, varios grupos de aficionados dicen que no aprueban este escenario, prefiriendo una suspensión definitiva del campeonato antes que dejar las tribunas vacías.

Para reanudar el fútbol en las próximas semanas, los clubes y la Liga Alemana han tenido que adoptar medidas sanitarias para evitar cualquier contagio entre jugadores o con las decenas de personas presentes en un estadio, durante la disputa de un partido a puerta cerrada.

La DFL promete que los jugadores y técnicos serán sometidos a test de detección del COVID-19 cada tres días, por lo que estima en 20.000 pruebas las necesarias para asegurar que los partidos se disputen sin riesgos.

Pese a que Alemania, dispone de más tests que sus vecinos europeos, su uso está lejos de generar unanimidad, en particular en el sector sanitario.

“Creo que los tests deberían ser utilizados allá donde tenga un sentido médico”, declaró Lars Schaade, vicepresidente del Instituto Robert Koch, encargado de la vigilancia epidemiológica.

Con información de AFP