Antes de iniciar la Eurocopa, todos calificaban el grupo F como el “grupo de la muerte” y no era para menos; Alemania, Francia, Portugal y Hungría, eran nombres que lo certificaban 

Dos campeones del mundo y el actual campeón de la Eurocopa, a quienes se le sumaba una oncena húngara que a pesar de no asistir a un Mundial desde 1986 y no contar con los equipos de los años 50, igual podía competir. 

Transcurrió el grupo y como era de esperarse, Francia, Alemania y Portugal avanzaron, aunque la selección húngara complicó más de lo esperado, se esperaba que en octavos de final comenzara otra copa para estas potencias.

Y así fue, aunque nada positivo, estas potencias se fueron desvaneciendo, el primero fue Portugal, equipo que la tenía más difícil ante la generación dorada de Bélgica, y a pesar de su estrella Cristiano Ronaldo, los lusitanos quedarían fuera por la mínima. 

No se puede negar que Portugal guerreó hasta el final, pero como dice el dicho “Goles son amores” y los lusitanos no convirtieron, y así se fueron deshechos casa. 

El segundo en irse de estos tres grandes, era probablemente la mayor decepción de esta Eurocopa, Francia, con un plantel al mejor estilo de un “Dream Team” y con la chapa de campeona mundial. Habían tenido una primera fase poco convincente y así fue como ante Suiza comenzaban perdiendo, y al pecar de confianza se fueron arriba 3-1 y se dejaron empatar llevando el juego hasta la prórroga.

Fue así cuando todos esperaban a un Mbappé en las portadas, pero no fue así; el de las portadas fue Sommer, quien le detuvo el penal al astro francés. Un equipo potente en todas sus líneas, se quedó ante la sorpresa del mundo entero, los campeones mundiales no avanzaron de octavos de final. 

Finalmente, Alemania en la despedida de Low, fue un equipo que tampoco convenció en la primera fase, ni en el juego donde derrotó a Portugal. En octavos los teutones se vieron superados por una explosiva selección de Inglaterra que decidió seguir adelante con goles de Sterling y Kane. 

La catástrofe de ver a los campeones mundiales, los campeones de la Eurocopa y a los siempre duros alemanes en octavos de final, hizo que el “grupo de la muerte” se convirtiera en octavos en el “grupo de los muertos”, coloquialmente hablando. 

La Eurocopa continúa y el fútbol no se detiene en medio de una pandemia que pedía un desahogo gracias al deporte más hermoso del mundo.