La presencia del astro argentino causó furor, comentarios encontrados y desató una guerra de opiniones entre la fanaticada

Este jueves 2 de septiembre nuestra Vinotinto se enfrentó a la selección argentina liderada por el astro del fútbol mundial y uno de los mejores jugadores de la historia y nuevo fichaje del PSG, Lionel Andrés Messi.

El resultado final del partido fue una victoria albiceleste por tres goles a uno, sin embargo, la noticia que revolucionó a la capital de Venezuela fue la presencia de Messi. Por esta razón una cantidad de fanáticos se aglomeraron en los alrededores de un reconocido hotel capitalino.

Dicha situación trajo comentarios encontrados entre seguidores de la selección que se quejaban de la “falta de identidad” y fanáticos del fútbol que no querían perder la oportunidad de ver a uno de los deportistas más importantes de la historia.

El 10 en Venezuela

La presencia de Messi generó expectativa, euforia y emoción a tal punto de la entrada al terreno de juego de un niño de 10 años que quería conocer a su ídolo. Quizás la interrogante pueda pasar por la desconexión de la fanaticada dentro de la concentración vinotinto, algo que más que generar controversia debe llamar a la reflexión.

En cuanto a este asunto, el profesor Richard Páez escribió en Twitter: “Manifestar el apoyo al mejor jugador de la actualidad del futbol mundial, es algo natural de los fanáticos, pero dejar en la soledad al equipo nacional es sinónimo del desvanecimiento de la Identidad Vinotinto que tanto costó”, reflexionó.

De las canchas a la justicia

En redes sociales se desató la polémica entre el periodista Fernando Petrocelli y el fiscal de Nicolás Maduro, en el cual el reconocido comunicador prefirió colocarse la camiseta de fanático radical y escribió en su Twitter un comentario que atentaba contra los derechos de la mujer y ofendiendo a la esposa de Messi, haciendo llamados a realizar cánticos obscenos; y por el cual terminó hasta siendo imputado por el funcionario anteriormente mencionado.

La moraleja que queda es que los extremismos siempre son malos, y que las opiniones de quienes quisieron ver a Messi y los que no deben ser respetadas por igual, sin caer en adjetivos calificativos con despropósito.

Petrocelli terminó ofreciendo disculpas y la orden del fiscal quedó allí.

“Lamento profundamente que mi comentario de ayer haya ofendido a las damas, a las cuales siempre he respetado en todo momento. Ofrezco mis más sinceras disculpas. Mi referencia era a los cánticos de cancha que existen en Argentina. Me equivoqué. No era mi intención ofenderlas”, expresó.

Hablan los fanáticos

Consultando a fanáticos, las opiniones fueron diversas y traemos varias a la mesa, incluyendo varios altercados y críticas que desviaron el desarrollo del encuentro.

“Cada quien es libre de decidir ver a quien quiera, no se puede perder la oportunidad de ver a Lionel Messi, es un ídolo nivel Michael Jordan, Diego Maradona, “Rey” Pelé o Muhammad Alí. Por eso no soy más ni menos venezolano”, señaló Felipe Cuervo.

“Este patriotismo es absurdo, no todo lo que hacemos los venezolanos es bueno y no todo es noticia. ¡Es Messi!”, afirmó Federico Aristiguieta, quién también hizo énfasis en las ganas que siempre despierta ver a la Vinotinto ganar.

Presencia histórica

Por su parte el periodista deportivo Manuel Ramírez comentó a Contrapunto que un deportista como Messi, siendo uno de los mejores futbolistas de la historia siempre va a causar furor con su presencia en un país tan golpeado como Venezuela: “Ha sido ídolo para varias generaciones y es complicado que vuelva a visitar nuestro país como futbolista albiceleste. Es obvio que en cualquier parte del mundo la gente se alegre con su presencia”.

A su juicio, hay que entender que Caracas no es una ciudad futbolera en comparación con Mérida y San Cristobal, razón por la cual considera que si el juego se daba en esas plazas no se hubiera vivido la misma emoción que se vivió con Messi en Caracas.

“Argentina era el rival a vencer, es la campeona de América y estamos hablando de Messi y que Venezuela tampoco es un país que está acostumbrado a clasificar a mundiales. El hecho de que futbolistas de semejante magnitud estén en Venezuela siempre va a causar furor”, expresó.

Afirma que hay que defender el gentilicio pero que ante la presencia de un jugador de tal magnitud, es imposible no emocionarse: “Uno como periodista trata de ser objetivo, pero también nos emocionamos de la presencia de Messi en Venezuela”, precisó.