Los aficionados del fútbol se encariñaron con la liga de un país que no se detuvo en plena emergencia por la COVID-19 y que ofrecía un juego más atractivo a la de otros países que tampoco pararon

Este 2020 sin duda no ha sido el año que todos esperaban, a nivel deportivo los eventos como Eurocopa, Copa América y Juegos Olímpicos fueron suspendidos. 
En cuanto a ligas futbolísticas no fue distinto, ya que las mejores del planeta debieron parar a causa del brote del nuevo coronavirus originado en Wuhan. 

Pero mientras esto ocurría, en países como Burundi, Nicaragua, Tayikistán y Bielorrusia, la esférica no paraba de rodar, y entre todas las opciones, la fanaticada futbolera en medio del confinamiento volteaba a la nación soviética a ver cómo jugaban fútbol sin parar. 

Desde el inicio de la COVID-19, el presidente de Bielorrusia, Aleksander Lukashenko, les recomendó a sus ciudadanos tomar mucho vodka, trabajar en el campo e ir al sauna. Dadas estas medidas, era de esperarse que el fútbol y el deporte continuaba en aquella nación.

Dicho esto, hoy le traemos una pequeña parte del que ha sido uno de los clubes más grandes de la historia del fútbol en Bielorrusia, el BATE Borisov, el único que ha representado al balompie de aquella nación dentro de la UEFA Champions League.

Nacimiento del Berezina Borisov

El BATE Borisov tuvo su nacimiento por allá en el año de 1973, bajo el nombre de Berezina Borisov, cabe destacar que, el nombre acrónimo de la fábrica eléctrica de automóviles y tractores que patrocina al club fue utilizado hasta el año 1996.

Los primeros pasos del conjunto de Borisov se dieron en el fútbol de la Bielorrusia Soviética, integrado en las categorías regionales de la liga de la URSS. El proyecto era ambicioso y crecieron a pasos agigantados, tal fue el caso que en su segunda temporada ya obtuvieron el torneo local y lo repetirían en las campañas 1976 y 1979.

Distintas razones llevaron al BATE Borisov a disolverse en 1984, un hecho que haría regresar en el futuro al club con la misma ambición y decididos a hacer historia para el balompié de su país.

Refundación y éxito inmediato

Luego de esta disolución, en 1996, y tras de una iniciativa de Anatoliy Kapskiy, director general de la planta de automóviles y tractores BATE, el club sería refundado, siendo el mismo director de la planta elegido como el nuevo presidente del ahora FC BATE Borisov. La primera decisión del nuevo mandamás sería nombrar a Yuri Puntus, como el primer entrenador del equipo. 

Tras lograr par de ascensos seguidos, en la temporada de 1998 debutó el equipo en la Liga Premier de Bielorrusia, obteniendo el subcampeonato y presagiando lo que sería una gran historia en el fútbol bielorruso.

Luego de ese subcampeonato, en 1999, el Bate obtendría su primera liga, galardón que volvería a conseguir hasta 2002. Cabe destacar la posterior racha del club, con 15 títulos ligueros, de los cuáles 13 fueron ganados de forma consecutiva (2006-2018).

En Europa, la racha del Bate Borisov es únicamente superada por el Skonto Riga, de Letonia y el Lincoln Red, de Gibraltar con catorce.  

Único representante de Bielorrusia en la Champions

El 27 de agosto de 2008 el equipo de Borisov logró una hazaña histórica, se clasificó por primera vez a la fase de grupos de la UEFA Champions League, empatando como local contra el Levski Sofía de Bulgaria, con marcador de un tanto por lado en la tercera ronda clasificatoria, pero la victoria de visitante por la mínima en el partido de ida, le daba el pase al máxima competición europea.

Posteriormente, el BATE Borisov se impuso en la segunda ronda de clasificación al Anderlecht de Bélgica con reñido marcador de 4–3 en el marcador global. Los de Borisov ganaron 2–1 el partido de ida como visitante e igualaron a dos como local en el juego de vuelta. En la ronda anterior, habían superado a un modesto equipo de Islandia.

Llegaba el momento de la temporada 2008-2009 y el BATE escucharía el glorioso himno de la Champions, emparejados en un grupo junto al Real Madrid, Juventus y Zenit de San Petersburgo. El BATE no logró el pase a la siguiente ronda pero ya se jactaba de haber debutado en el torneo de clubes más importante del mundo.

Triunfo histórico

El BATE logró clasificar por tercera vez para la fase de grupos de la Liga de Campeones en la temporada 2012-2013 y esta vez quedaría emparejado con con Bayern Múnich, Valencia y Lille.

Los bielorrusos arrancaban con el pie derecho gracias a una victoria ante el Lille 1–3 el 19 de septiembre de 2012.
La alegría continuaba y el BATE se impuso por primera vez al Bayern Múnich, con un histórico resultado de 3–1.​

En aquella oportunidad, el primer gol lo anotaba Pavlov a los 23 minutos de juego. En el segundo tiempo, Rodionov marcaba el 2-0 a los 78 y ya con el juego moribundo al 91 apareció el francés Frank Ribery, para colocar el 2-1. El decoro iba a ser solo eso pues en la última jugada, Renan Bressan sentenció el partido con cifras definitivas de 3-1.

Jugadores históricos

Mencionar a futbolistas históricos de este club es sin duda alguna hablar de Alexander Hleb y Viktor Goncharenko, dos de los nombres más relevantes de un club que mantuvo un régimen ganador en Bielorrusia durante muchas temporadas hasta el año pasado, cuando se rompió la formidable racha de 13 ligas.

Hablar de Alexander Hleb es hablar de Bielorrusia en el fútbol, un verdadero mago que triunfó en Arsenal, Stuttgart y que lamentablemente no pudo rendir en el FC Barcelona, equipo en donde se le apagó la magia y regresó al BATE donde se convirtió en toda una leyenda y uno de los más queridos por la afición.

Por su parte, Viktor Goncharenko, actualmente DT del CSKA de Moscú, comenzó a dirigir al BATE en 2007. En 2008 se convirtió en el entrenador más joven en sentarse en el banquillo de la UEFA Champions League, a los 31 años contra el Real Madrid.

Su carrera como futbolista duró poco a pesar de su talento. Como DT arrancó por las categorías inferiores luego de romperse los ligamentos de la rodilla a los 25 años y tuvo un éxito inmediato al levantar la primera de sus cinco ligas consecutivas entre 2008 y 2013, posteriormente pasa al fútbol ruso y hoy en día ocupa el banquillo del CSK Moscú.

Actualidad

Actualmente, el Bate pelea la primera casilla junto al FC Shakhtyor Soligorsk, quienes lo superan por gol average. Luego de que la generación de oro del equipo de Borisov mostrará síntomas de cansancio y muestras necesarias de renovación, el Bate comenzó otro ciclo.

En esta temporada, Kirill Alshevsky, conocedor de las inferiores de la selección bielorrusa, tomó las riendas tras el retiro de jugadores importantes. Con Bielorrusia muy mencionada en el mundo por las excentricidades de su presidente en época de pandemia y la continuidad de un fútbol que antes de la reanudación de las ligas top, pintaba como el más vistoso para los aficionados.

A pesar de la renovación y luego de haber finalizado alejado del podio la temporada pasada, el Bate peleará el título hasta el final. En pleno inicio de la pandemia, dieron la vuelta al mundo gracias a un gol olímpico firmado por Pavel Nekhajchik que redondeaba una victoria ante el Minsk por 0-3.

Hay que tomar en cuenta que se titularon campeones de Copa al imponerse por 1-0 al Dinamo Brest con un gol del defensa Zakhar Volkov en el minuto 121 de la prórroga, luego de que no se moviera el marcador en los 90 reglamentarios.

Sin duda alguna, el BATE, de la mano de un técnico conocedor de sus futbolistas, demostró en plena época de pandemia que están para seguir haciendo historia y en lo más alto de Bielorrusia.