Sin nada que perder ni ganar, salvo la buena imagen, Zidane ha dejado en Madrid al capitán Sergio Ramos y al centrocampista alemán Toni Kroos para que descansen de cara a otros compromisos en el campeonato español

El Real Madrid viaja el miércoles a Bélgica para enfrentarse al Brujas (20h00 GMT) en un partido sin presión, seguro de ser ya segundo de su grupo A, en el que el técnico Zinedine Zidane podría probar con los menos habituales.

Y es que el equipo merengue se enfrenta el domingo al Valencia, antes de visitar el 18 de diciembre al Barcelona, con el que se disputa la cabeza de la Liga, en el Clásico aplazado en octubre pasado.

El partido en Brujas se perfila como una ocasión también para que el técnico francés dé minutos a Nacho Fernández, que no juega desde que el 1 de octubre sufriera una lesión de rodilla, de la que acaba de recuperarse.

El defensa se dibuja como la solución de urgencia en la banda izquierda de cara a los partidos de Valencia y Barcelona, tras sufrir Marcelo una lesión muscular en la pierna izquierda y la sanción de Ferland Mendy de cara a Mestalla por su expulsión el fin de semana pasado contra el Espanyol.

Nacho ha sido el único jugador que se ha desempeñado por la banda izquierda cuando han faltado los laterales naturales en esa demarcación.