Los alemanes pagaron en Múnich su falta de puntería y en París tuvieron contra las cuerdas a un PSG que gozó de mejores oportunidades, pero que no acertó de cara al gol

El París Saint-Germain aguantó el empuje del Bayern Múnich (0-1) y estará por segundo año consecutivo en las semifinales de la Liga de Campeones, tras hacer buena su ventaja de la ida (2-3) para destronar al campeón.

El Bayern se llevó la victoria, pero pereció por el mayor valor de los goles fuera de casa y no podrá defender el título en medio de una crisis institucional que puede tener consecuencias graves para la entidad y para su entrenador, Hans-Dieter Flick.

El destino parecía intercambiar los roles, pero los germanos se quedaron a un tanto de remontar ante los franceses, que desperdiciaron un buen puñado de oportunidades y que vieron cómo Neymar se estrelló en dos ocasiones contra los palos justo antes de que Chuopo-Moting consiguiera el tanto del Bayern.

Es la primera victoria del Bayern en el Parque de los Príncipes en 5 duelos, un triunfo amargo porque marcó el camino de su eliminación en el camino para sumar su séptimo cetro europeo.