Tras el planteamiento de juego más conservador por parte del Cholo, los Blues se impusieron de manera justa ante el Colchonero

Las noches de Champions deben ser para arriesgar y Diego Simeone no parece haber entendido eso durante una larga y exitosa trayectoria en el banquillo del Atlético Madrid, a pesar de haber llegado a dos finales.

Defendiendo desde el silbatazo inicial, este martes el Atlético, líder de España, salió a buscar el cero a cero ante la oncena londinense. Pero les salió el tiro por la culata y quedó demostrado que si buscas el empate te puedes conseguir con la derrota.

En la primera mitad, solo un tiro de Timo Werner estremeció a Oblak con una de sus acostumbradas atajadas, pero de allí no pasaba el encuentro.

La segunda mitad no sería distinta, pero el Chelsea siempre estuvo por encima y la muestra la daría Olivier Giroud, que con una espectacular definición de chalaca al minuto 68 pondría la ventaja que resultaría definitiva en el partido.

El resultado sigue siendo ajustado para la vuelta, pero los ingleses partirán con la ventaja del gol de visitante y la confianza de ser locales, aunque en época de pandemia.

Los de Tuchel lograron sacar petróleo ante un rival mezquino, que no quiso entrar en el terreno del triunfo y que deja la llave abierta para una definición en la vuelta.