La familia de Atkinson ha publicado un comunicado en el que indican que están “aliviados” porque “ahora todo el país conoce la verdad sobre cómo murió Dalian”.

El policía Benjamin Monk, que atacó con un táser durante 33 segundos al exfutbolista de la Real Sociedad, Dalian Atkinson, ha sido declarado culpable de homicidio.

El que fuera jugador del Aston Villa y la Real Sociedad, entre otros, murió en 2016 en Telford, Shropshire, tras una trifulca con la policía en las afueras de la casa de su padre.

Monk atacó con el táser a Atkinson durante un tiempo seis veces superior al habitual, para reducir a un individuo, antes de pegarle al menos dos patadas en la cabeza.

Al jurado de la corte de Birmingham, le ha llevado más de 18 horas llegar a un veredicto unánime para declararle culpable de homicidio, mientras que le han absuelto del cargo de asesinato.

Monk ha negado todos los cargos y ha argumentado que el ataque se produjo porque creyó que su vida y la de su compañero estaban en peligro. La noche del incidente, la policía fue llamada por un problema en la casa del padre de Atkinson y Monk dijo al jurado que corrió tras el exfutbolista, quien parecía que estaba sufriendo algún tipo de crisis mental.

El policía intentó reducirle en dos ocasiones con el táser, sin éxito porque el aparato no funcionaba, y a la tercera sobrepasó en seis veces el tiempo recomendado para reducir a una persona. Además, admitió haber golpeado a Atkinson en la cabeza, como demostraron las marcas de cordones en la frente del exjugador.

La familia de Atkinson ha publicado un comunicado en el que indican que están “aliviados” porque “ahora todo el país conoce la verdad sobre cómo murió Dalian”.