Pocas horas antes del partido, la Anvisa pidió a la Policía Federal brasileña el aislamiento o la deportación inmediata de 4 futbolistas de la selección argentina que, según la entidad, mintieron en inmigración sobre las exigencias durante la pandemia

La Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria (Anvisa, oficial) de Brasil interrumpió este domingo el superclásico entre Brasil y Argentina, cuando transcurrían 5 minutos, al alegar que 4 jugadores de la Albiceleste omitieron en su ingreso al país que habían estado en el Reino Unido hace 14 días.

Los funcionarios del organismo, acompañados de miembros de la Policía Federal, ingresaron en la cancha con la orden para deportar a Emiliano Martínez, Giovani Lo Celso, Cristian Romero y Emiliano Buendía.

Martínez y Buendía militan en el Aston Villa, Romero y Lo Celso en el Tottenham.

La interrupción derivó en discusiones y minutos después en la salida de los jugadores argentinos de la cancha y su vuelta a los vestuarios, lo que deja el suspense sobre el desarrollo del encuentro válido por las eliminatorias sudamericanas del Mundial de Catar 2022.

El incidente ocurrió cuando transcurrían 5 minutos de juego en el estadio Neo Química Arena de Sao Paulo, partido de la sexta jornada, cuando fiscales sanitarios brasileños irrumpieron en el césped del estadio.

La reacción del equipo visitante fue encerrarse en su vestuario, mientras que los delegados de la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conembol) retiraron a todo el cuerpo arbitral hasta buscar una salida la situación.

El presidente de la Anvisa, Antonio Barra Torres, dijo a la televisión Globo que la delegación argentina había sido notificada que los 4 jugadores deberían permanecer aislados en el hotel y que cuando agentes de la Policía Federal fueron a constatar ellos ya había salido para el estadio.