Con su regreso a la Fórmula 1 y a Renault el próximo año, Fernando Alonso no deberá solo recuperar los hábitos de una disciplina abandonada dos años antes, sino demostrar también que su edad no es un hándicap

Nacido el 29 de julio de 1981, el doble campeón del mundo español (2005 y 2006) tendrá 39 años cuando regrese al ‘paddock’. Solo el finlandés Kimi Raikkonen, que cumplirá 41 en octubre, tiene más edad entre los pilotos de la disciplina aún en activo.

“Mientras estés en forma y motivado, y que no entres en declive con la edad, no es importante”, respondió este miércoles Alonso en una entrevista acordada a la AFP.

“En la competición automovilística, lo que cuenta no es la edad, es el cronómetro. Hay un movimiento hacia pilotos cada vez más jóvenes, pero en Mercedes, por ejemplo, no sería algo bueno reemplazar a Lewis Hamilton por un piloto más joven simplemente porque tenga 35 años”, añadió.

Es verdad que incluso Raikkonen, campeón del mundo con Ferrari en 2007, todavía ganó un Gran Premio en 2018, con 39 años, con la escudería italiana.

En los años 1950 y 1960, no era raro ver a ‘cuarentones’, incluso quincuagenarios, ganar carreras y campeonatos del mundo, entre ellos el legendario argentino Juan Manuel Fangio.

Pero en la época moderna, hay que remontarse a 1994 para encontrar a un piloto de más de 40 años ganador de un Gran Premio. Fue el británico Nigel Mansell.

Y en el último podio, el del Gran Premio de Austria el pasado domingo, la media del podio fue de 24 años: Valtteri Bottas (30 años), Charles Leclerc (22) y Lando Norris (20).

Añadiendo en este lote a la gran esperanza Max Verstappen, 22 años, es patente que la Fórmula 1 actual se ha considerablemente rejuvenecido y que los pilotos ‘viejos’ son una rareza.

“Estoy de acuerdo con Fernando, que lo que cuenta es la motivación”, destacó el máximo responsable de la escudería Renault, Cyril Abiteboul. 

El equipo francés, no obstante, juega con dos barajas, ya que el otro piloto del equipo será Esteban Ocon, de 23 años.

Para Alonso, el objetivo será volver a subir a un podio; el mismo que para Renault, que no ve a uno de sus pilotos entre los tres primeros de un Gran Premio desde 2016.

Con información de AFP