Son 1.013 millones de personas, el número de habitantes del continente americano, las que repartidas por sus 41 países podrán animar a sus representantes deportivos en los Juegos Panamericanos que se inaugurarán este viernes en Lima, si bien algunas competiciones ya adelantaron a este miércoles su inicio.

Pero el interés de estos Juegos no se limita a su área de influencia directa. Hay muchos motivos para seguir los Panamericanos desde cualquier parte del mundo, seas o no panamericano.

Estos son siete razones para hacerlo:

1. Por su calidad:

Los Juegos reunirán a 109 medallistas olímpicos. Entre ellos suman 65 medallas de oro en la máxima cita deportiva universal.

2. Por su cantidad:

Serán cerca de 6.700 deportistas los que competirán en 39 disciplinas, la mayoría de ellas olímpicas. Sólo los Juegos Olímpicos y los Asiáticos, cuyas últimas ediciones se cerraron por encima de los 11.000 participantes, superan esa capacidad de convocatoria.

3. Por su novedad:

Tres deportes, el surf, el físicoculturismo y el baloncesto 3×3, debutarán en los Juegos, al igual que modalidades de pruebas ya existentes, como el ciclismo BMX estilo libre. También puede haber otros estrenos, como el de Aruba e Islas Vírgenes Británicas en el podio: son los dos únicos países sin medalla en la historia de los Panamericanos y ahora tienen serias opciones de ganar un metal.

4. Por sus premios:

Veintidós deportes serán clasificatorios para Tokio. La mayoría, por tiempos y mediante puntos para la clasificación mundial. Pero el tenis, el balonmano, la hípica, la vela y los clavados darán plaza directa.

5. Por sus nombres:

La presencia en Lima de figuras de talla mundial como Caterine Ibargüen, Yulimar Rojas, Justin Gatlin, Nicolás Laprovittola, Mijaín López, Mariana Pajón y Elaine Thompson tienen peso suficiente para hacer de los Juegos una cita inolvidable.

6. Por las despedidas:

Pueden ser los últimos Panamericanos para figuras del deporte continental como el karateca venezolano Antonio Díaz, el baloncestista argentino Luis Scola, el nadador estadounidense Nathan Adrian o el gimnasta chileno Tomás González.

7. Por sus incógnitas:

El medallero final debe refrendar o dar la vuelta a las tendencias apuntadas en Toronto 2015. Algunas preguntas que esperan respuesta: ¿Volverá México al podio? ¿Sufrirá un bajón Venezuela como consecuencia de su situación económica? ¿Colombia mantendrá su tendencia al alza? ¿Cuánto subirán Perú y Chile, organizadores de estos y los siguientes Panamericanos?