El colchonero comienza una batalla legal con el club catalán, afirmando que los acuerdos de la cesión del francés se hicieron cuando la cláusula era de 200 millones

El Fútbol Club Barcelona oficializó, a las 15.10 (horario español), la compra de Antoine Griezmann, después que esta mañana los abogados del francés depositaran el dinero de la cláusula de rescisión. Sin embargo, el Atleti rechaza y amenaza con medidas legales.

Pocos minutos después del anuncio del Barcelona en su página web, el Atlético de Madrid respondió con una durísima nota. Según el club presidido por Enrique Cerezo, faltarían 80 millones por ser depositados; basándose en el hecho que: “es obvio que el compromiso del jugador y del Fútbol Club Barcelona se cerró antes de que la citada cláusula se redujera de 200 a 120 millones de euros.”