La joya de la “Triple Corona” de la hípica de EEUU suele atraer cada año a más de 100.000 fanáticos pero este año los protocolos por la pandemia obligan a reducir el número de asistentes

Los organizadores del emblemático Derby de Kentucky, cuya edición 146 se disputa el 5 de septiembre, prevén recibir hasta 23.000 espectadores bajo un nuevo plan de prevención de riesgos frente al coronavirus presentado este miércoles.

“Debido a los protocolos de distanciamiento físico y otras medidas de seguridad en vigor para mitigar los riesgos asociados a COVID-19, se esperan menos de 23.000 invitados el 5 de septiembre para el reprogramado Derby de Kentucky”, dijeron los organizadores en un comunicado.

Esta popular carrera, la joya de la “Triple Corona” de la hípica de Estados Unidos, suele atraer cada año a más de 100.000 espectadores al hipódromo Churchill Downs en Louisville (Kentucky), con un récord de 170.513 aficionados en 2015. 

Este año, no obstante, la pandemia forzó el aplazamiento de la prueba desde su fecha tradicional de mayo hasta septiembre y generó incertidumbre sobre si abriría las puertas a la afición, en un país donde el coronavirus sigue expandiéndose y la inmensa mayoría de las competiciones deportivas se disputan a puerta cerrada.

Otra de las pruebas deportivas más masivas de Estados Unidos, las 500 Millas de Indianápolis, confirmó la semana pasada que se disputará a puerta cerrada, echando marcha atrás en sus planes de recibir a unos 80.000 espectadores el 23 de agosto.

Este miércoles, los responsables del Derby de Kentucky dijeron que permitirán la entrada de espectadores hasta cubrir el 14% de su capacidad total y un máximo del 40% de los asientos de la pista.

El plan de seguridad, de 62 páginas, también contempla la aplicación de controles de temperatura, reconocimientos médicos, distancias de seguridad y el uso de mascarillas por todos los espectadores.

El Derby de Kentucky quedó encuadrado este año entre la primera prueba de la Triple Corona de 2020, Belmont Stakes, que se celebró el 20 de junio sin espectadores, y la tercera y última de Preakness, programada para el 3 de octubre.