Race Imboden se arrodilló tras colgarse el bronce en florete individual de esgrima y Gwen Berry alzó su puño derecho desnudo después de ganar el oro en lanzamiento de martillo

El Comité Olímpico y Paralímpico de Estados Unidos (USOPC) evalúa posibles acciones disciplinarias para los atletas que realizaron gestos de protesta, mientras sonaba el himno nacional de su país en la entrega de medallas de los Juegos Panamericanos de Lima-2019, que concluyen este domingo.

En el podio, durante la ceremonia de premiación el viernes, Race Imboden se arrodilló tras colgarse el bronce en florete individual de esgrima. El sábado en el estadio de atletismo de La Videna, Gwen Berry alzó su puño derecho desnudo después de ganar el oro en lanzamiento de martillo.

“Todos los deportistas que compiten en los Juegos Panamericanos de 2019 se comprometen en términos de elegibilidad, incluyendo el abstenerse de manifestaciones de índole política. En este caso, los atletas no respetaron el compromiso que asumieron con el Comité Organizador ni con el Comité Olímpico y Paralímpico de Estados Unidos”, manifestó este domingo en un comunicado Mark Jones, vicepresidente de comunicaciones de USOPC.

Berry replicó en parte el histórico gesto que tuvieron sus compatriotas John Carlos y Tommie Smith -también afroamericanos- en los Juegos Olímpicos de México-1968, cuando levantaron sus puños cerrados, envueltos en guantes negros para denunciar la injusticia racial en Estados Unidos y en apoyo al movimiento ‘Black Power’.

“Respetamos sus derechos a expresar sus puntos de vista, pero nos decepciona que hayan elegido no respetar su compromiso. Nuestra dirigencia esta revisando qué consecuencias se derivarán de esto”, añadió Jones sobre las posibles sanciones que puedan sufrir los atletas panamericanos.

Imboden, de 26 años, optó por su parte por poner la rodilla a tierra y emitió una denuncia por vía de la red social Twitter.