Un deporte muy conocido pero poco mediático y que sigue su curso en Venezuela por personas como esta atleta que no para de aportar su granito de arena

Benilde Hidalgo tiene 52 años recién cumplidos, de los cuáles ha dedicado más de 20 a la práctica del kickingball: “Lamentablemente lo empecé a jugar muy tarde, pero el tiempo de Dios es perfecto, porque lo he sabido aprovechar muy bien ya que desde entonces me quedé enamorada de esta disciplina, gracias a Dios”, señaló la histórica jugadora a Contrapunto.

Benilde se inició en este deporte tan practicado en Venezuela, simplemente por la curiosidad de saber y conocer cómo se jugaba, debido a que al principio nos confiesa que no era conocedora de las reglas: “Veía que las jugadoras corrían hasta una línea que había entre las bases, que no la podían pisar o pasar en alguna que otra jugada y eso me llenaba de intriga”, afirmó.

De igual forma, asegura que le gustaba cuando pateaban ya que su otro deporte favorito es el futsal, disciplina que jugó por años y siempre que toca alguna oportunidad de hacerlo lo hace sin pensarlo. “El kickingball es un deporte que me ha permitido mantener mi condición física y compartir e intercambiar experiencias con muchas personas y fusionar como equipo”, destaca.

A sus 52 años continúa estando activa en esta disciplina, y consultada sobre su continuidad, la respuesta la tiene de forma sencilla: “Pasión”.

“La pasión que siento al practicar este deporte, esa sensación de susto o que algo dentro de mi sucede, como sentimientos encontrados sin importar a quien te vas a enfrentar porque no es miedo a quien será el contrincante sino tal vez el temor de hacer las cosas bien”.

En este deporte tan practicado por las mujeres de Venezuela, la conocen como “La Dama del Kickingball”, por lo que quisimos saber más del origen de este apodo. “Si así me dicen, creo que esa idea salió de mi gran amigo Alexis Alcalde, en uno de tantos torneos que el organizó y él es quien debería responder la otra pregunta ¿Qué lo llevó a darme esa denominación? La cual le agradezco muchísimo”.

Para Hidalgo, lo que hace resaltar al kickingball entre otros deportes, es lo netamente femenino del mismo, y que puede ser practicado a temprana edad, además de la combinación de dos disciplinas deportivas, lo cual a su juicio lo hace más llamativo.

El kickingball en Venezuela ha crecido de manera considerable en los últimos años, tanto que ha pasado a ser un deporte federado. En este sentido, “La Dama del Kickingball”, espera un mayor apoyo para que se desarrolle aún más las diferentes ligas y que ellas a su vez apoyen a cada equipo que las integren. “De esa manera puede haber una representación de nuestro país sin que cada atleta deba poner un centavo de su bolsillo”, subrayó.

Para Benilde, una buena jugadora de kickingball debe tener humildad, mucha disciplina, constancia y perseverancia para obtener los logros requeridos.

Finalmente, dejó un consejo para las futuras generaciones de éste deporte: “Sean disciplinadas, no pierdan su esencia, ni la humildad, sean perseverantes si les apasiona este maravilloso deporte”.