Esta reciente proeza del careta de los Cerveceros de Milwaukee estuvo liderada por el serpentinero Corbin Burnes, quien lanzó ocho innings en los que su única falla fue otorgar un boleto a los Indios de Cleveland en el séptimo inning

El 2021 ha sido un año de reivindicación para Omar Narváez quien entró en el libro de récords al convertirse el fin de semana en el octavo catcher criollo en estar detrás del plato durante un juego sin hits ni carreras, en la historia de la gran carpa, al ingresar a una lista que integran Wilson Ramos, Miguel Montero, Willson Contreras, Robinson Chirinos, Jesús Sucre, Jesús Montero y Héctor Sánchez.

Ramos es el nativo que más veces ha hecho batería durante un no hitter, al lograrlo tres veces, mientras que Montero le sigue con dos. Todos los demás lo han hecho solo una vez.

Esta reciente proeza del careta de los Cerveceros de Milwaukee estuvo liderada por el serpentinero Corbin Burnes, quien lanzó ocho innings en los que su única falla fue otorgar un boleto a los Indios de Cleveland, en el séptimo inning. No obstante, finalizó con 14 ponches, para ser relevado por el cerrador Josh Hader.

El lanzallamas necesitó solo de nueve envíos para desatar la alegría de los Cerveceros, quienes celebraron su primer no hit no run desde 1987, y apenas el segundo en su historia.

El máscara criollo afirmó, que en todo momento se mantuvo concentrado para ayudar a sus lanzadores a que lograran completar la gesta “estuve tratando de leer lo que los bateadores intentaban hacer durante sus turnos. La idea era también que Corbin fuera lo más lejano posible en su salida y se logró”, refiere el porta Líder en deportes.

Narváez ha jugado 100 de los 143 encuentros de su equipo como receptor.

Con información de Deportes VTV