Ni el deporte puede permanecer con tranquilidad, las decisiones gubernamentales siguen tocando de cerca todos los pasatiempos de los venezolanos

Este viernes, el gobierno de Nicolás Maduro intervino al equipo de la Liga Venezolana de Béisbol, Bravos de Margarita, el equipo del estado Nueva Esparta.

La novena oriental es pertenencia de Tobías Carrero Nacar, empresario venezolano, presidente y propietario de  Multinacional de Seguros y el circuito Radio Venezuela, y además es accionista de los Miami Marlins.

Al frente de la intervención del equipo perteneciente a la Liga Venezolana de Beisbol Profesional fue designado Julio Villarreal, quien se presentó este 17 de julio al estadio Nueva Esparta, en Guatamare, como parte del proceso que implica que estas empresas fueron embargadas por el Estado.

De esta manera, los Bravos se convertirán en la tercera franquicia del beisbol profesional venezolano que tiene vínculos con la administración de Maduro y por ende todo indica que pueden ser sancionado de la misma forma que los Navegantes del Magallanes y los Tigres de Aragua.