Los Bucks terminaron la temporada regular en la primera posición de la Conferencia Este con 56 victorias y 17 derrotas, la mejor marca de la liga

Sin Giannis Antetokounmpo, los Milwaukee Bucks no fueron capaces de seguir peleando por el milagro y cayeron eliminados por los Miami Heat, en las semifinales de la Conferencia Este, mientras Los Ángeles Lakers recuperó la ventaja en su serie del Oeste, de la mano de LeBron James.

Los Bucks, el mejor equipo de la fase regular de la NBA, perdieron 103-94 ante los Heat, que zanjaron la eliminatoria por 4-1 con otra fantástica actuación coral liderada por Jimmy Butler y Goran Dragic, ambos con 17 puntos.

Los Heat jugarán su primera final de Conferencia Este desde 2014, cuando LeBron James lideraba la franquicia, ante el ganador de la serie entre los Toronto Raptors y los Boston Celtics, que tienen una ventaja de 3-2.

Antetokounmpo, el Jugador Más Valioso (MVP) de la NBA, fue descartado para este partido pocos minutos antes de comenzar por unos problemas en el tobillo derecho que arrastraba desde el inicio de la serie y que se agravó en el cuarto juego el domingo.

“Se suponía que no iba a jugar el cuarto partido. Lo jugué y me hice otro esguince. Así que pensé que lo mejor por ahora era no jugar el quinto partido y estar listo para el sexto”, explicó Giannis en conferencia de prensa.

Los Bucks guardaban ciertas esperanzas de conseguir una histórica remontada en esta llave, ya que ningún equipo de la NBA ha dado la vuelta a un déficit de 3-0 en una serie de playoffs, pero la ausencia de su gran estrella les empujó a una temprana y decepcionante eliminación de consecuencias imprevisibles.

“Espero que podamos construir una cultura en Milwaukee para muchos años en la que podamos competir cada año por un campeonato”, dijo Giannis, que tiene una única temporada más de contrato con los Bucks y puede ser la pieza más deseada en el mercado de la NBA en los próximos meses.

Esta trayectoria le valió a la franquicia varios importantes premios individuales como el de Entrenador del Año a Mike Budenholzer y el de Mejor Jugador Defensivo a Giannis, que también es el favorito para revalidar en los próximos días el MVP esta temporada después de firmar unos promedios de 29,5 puntos y 13,6 rebotes por partido.

Con información de AFP