De momento, sin embargo, el estado de California no ha aprobado la asistencia de fanáticos en ninguna capacidad. Lacob cree que sus propios antecedentes y experiencia pueden marcar la diferencia para obtener la aprobación en todos los frentes

El propietario de los Golden State Warriors, Joe Lacob, está dispuesto a pagar el precio para traer aficionados al Chase Center durante la temporada regular de la NBA 2020-21. El plan de Lacob para permitir que los aficionados entren en el nuevo estadio de San Francisco de los Warriors incluye pruebas rápidas a un costo de aproximadamente 30 millones de dólares. El plan exige que la nueva instalación opere al 50 por ciento de su capacidad para 2020-21.

Los funcionarios estatales y locales escucharon el discurso de Lacob. El plan, creado a partir de marzo cuando la NBA cerró debido a la pandemia de coronavirus, se conoce internamente como “Operación Dub Nation”.

La NBA permite que los equipos debatan los planes y el protocolo de asistencia con los funcionarios estatales y locales en su estado, pero no se ha aprobado por completo ninguna decisión final a nivel de la liga sobre las políticas de asistencia. “Vamos a perder mucho dinero”, dijo Lacob a Bay Area News Group. “Pero creo que es lo correcto”.

Lacob, un graduado en salud pública de UCLA (Epidemiología), dijo que cada jugador, empleado y aficionado sería evaluado utilizando la prueba más precisa actualmente en el mercado. “No solo quiero hacer esto y mostrarle al mundo cómo podemos hacerlo ahora, estoy dispuesto a gastar el dinero para hacerlo”, dijo Lacob en una entrevista con ESPN.

Con información de Mundo Deportivo