El fenómeno de este joven basquetbolista se extiende y multiplica en la NBA, nada lo detiene, ni siquiera que apenas acabe de amanecer la pretemporada y haya disputado solo tres amistosos de preparación

Zion Williamson sigue haciendo méritos para sostener la comparación con LeBron James. Un espejo ante el que llevan colocándole desde el instituto y cuyo reflejo ha conseguido aguantar a base de baloncesto y actuaciones extraordinarias como las que está firmando en sus primeros partidos de pretemporada como jugador de la NBA.

El alero de Salisbury apenas lleva cuatro encuentros disputados con la camiseta de los New Orleans Pelicans pero ya ha dejado muestras de lo que puede hacer ante sus mayores. De momento firma números de escándalo con los que ya ha conseguido asustar a sus rivales en la NBA.

Incluso Gregg Popovich se ha rendido a los poderes de Zion que volvió a ser el mejor jugador de los Pelicans en el choque ante los Spurs con 22 puntos (ocho de 11 en tiros de campo) y 10 rebotes en poco más de 30 minutos. “Es exactamente lo que piensas que va a ser. Es un competidor con una gran combinación de velocidad y fuerza, como ya sabíamos, y lo usa bien. Es un rival duro”, aseguró el técnico de San Antonio tras sufrir su tercera derrota de la pretemporada.

El ex de Duke sigue acumulando elogios a la vez que suma estadísticas a su, de momento, corta hoja de servicios. Un currículo en el que ya se ve la efectividad de un jugador que en sus tres últimos partidos acumula 77 puntos en 81 minutos y con un acierto del 80% en sus tiros de campo tras anotar 29 de los 36 tiros de campo que ha intentado para mantener invictos a los Pelicans.

Para colmo, el alero no ha tardado en demostrar su buena sintonía con uno de los jugadores que tiene que suministrarle de balones aéreos: Lonzo Ball. El ex de los Lakers y Williamson volvieron a demostrar su buena conexión ante los tejanos con un alley oop de lado a lado de la cancha.

Con información de MARCA